Jan
04
2012
-
Jun
20
2011
-

Materia Medica Resumida

Materia Medica

Resumida

Presentación ¿Hay que creer en la homeopatía?

1.- Introducción al curso de homeopatía

2.- Bases de la homeopatía

2.1.- ¿Qué es la homeopatía?

2.2.- ¿Cómo se prepara un remedio homeopático?

2.3.- ¿Cómo se usa la dosis en homeopatía?

2.4.- ¿Qué es la tipología de un remedio homeopático?

2.5.- ¿Qué es la modalidad de un remedio homeopático?

3.- Remedios

ÍNDICE DE REMEDIOS HOMEOPÁTICOS

Aconitum Napellus

Actaea Racemosa

Aesculus Hippocastanum

Aethusa Cynnapium

Agaricus Muscaricus

Agnus Castus

Ailanthus Glandulosa

Allium Cepa

Aloe socotrina

Alumina

Ambra grisea

Ammonium Carbonicum

Ammonium Muriaticum

Anacardium Orientale

Antimonium Crudum

Antimonium Tartaricum

Antipirina

Antracinum

Apis Mellifica

Apocinum Canabinum

Aralia Racemosa

Argentum Nitricum

Arnica Montana

Arsenicum Album

Arsenicum Iodatum

Asa Foetida

Asclepias Tuberosa

Asterias Rubens

Arum Triphyllum

Aurum Metallicum

Badiaga

Baryta Carbónica

Belladona

Bryonia Alba

Calcarea Carbonica

Cannabis indica

Cantharis Vesicatoria

Carboneun sulphuratum

Carbo Vegetalis

Causticum

Chamomilla Matricaria

China

Cicuta Virosa

Coccus Cacti

Coffea Cruda

Colocynthis

Conium Maculatum

Drosera Rotundofila

Dulcamara

Ferrum Metallicum

Graphites

Hepar Sulfur

Hyosciamus Niger

Ignatia Amara

Iodum

Ipecacuana

Kalmia Latifolia

Lachesis

Ledum Palustre

Lobelia Inflata

Lycopodium Clavatum

Magnesia Carbónica

Magnesia Muriática

Mercurius Solubilis

Natrum Carbonicum

Natrum Muriaticum

Nitricum Acidum

Nux Moschata

Nux Vomica

Opium

Petroleum

Phosphoricum Acidum

Phosphorus

Platina

Pulsatilla

Rhus toxicodendrom

Salicilicum acidum

Sepia

Silícea

Spigelia Anthelmia

Stannum Metallicum

Staphysagria

Stramonium

Sulfur

Thuya Occidentalis

Veratrum Album

Zincum Metallicum

PRESENTACIÓN

¿HAY QUE CREER EN LA HOMEOPATÍA?

Cuando se trata de hablar de Homeopatía en y/o para los ambientes de la Medicina Tradicional o Académica es imposible que no surja la polémica.

Todos los que no hemos formado en las enseñanzas ortodoxas de la Medicina debemos, cuando menos, cuestionar racionalmente las bases de la teoría Homeopática; no es una medicina “científica” que se pueda cuantificar experimentalmente. Hasta aquí de acuerdo, pero esto es precisamente lo que los Médicos academicistas no hacemos, cuestionarla, simplemente nos hemos limitado a rechazarla de plano (en la mayoría de los casos sin conocer sus bases y funcionamiento) porque se alejaba de lo académicamente correcto e impuesto.

Yo soy Licenciado en Medicina, y recibí, al igual que todos mis colegas, las enseñanzas oficiales de la Carrera de Medicina y al igual que ellos, salí de la Facultad con el prejuicio de que todas las “Medicinas alternativas” no eran sino charlatanería y curanderismo esotérico, útiles para personas ignorantes y crédulas que estaban dispuestas a ser engañadas.

También yo torcía el rictus de mi boca y esbozaba una sonrisa irónica cuando alguien me hablaba de otras técnicas de curación diferentes a las establecidas. También yo pronunciaba la consabida frase de “Eso no sirve para nada” y “Te están engañando”, por supuesto sin saber de lo que hablaba, pero convencido de que tenía la razón.

Ahora practico la Homeopatía, ¿Qué me ha pasado desde entonces hasta ahora para sufrir un cambio tan radical en mis planteamientos?

Cuando acabé mi carrera universitaria de Medicina en 1984, abandoné la Facultad sin ni siquiera haber oído hablar de esa palabra “Homeopatía”. Por aquel entonces los profesionales que la practicaban en España eran escasos y por lo tanto también su difusión. La primera vez que alguien me habló de ella fue en 1987. En mi primer trabajo coincidí con un ATS (Ayudante Técnico Sanitario) con el que congenié. Hablábamos de muchos temas y en una ocasión me comentó que había realizado unos seminarios de Medicinas alternativas y me describió algunas de las técnicas que se empleaban. Entre ellas me mencionó una que se basaba en la obtención de resultados terapéuticos con la administración de venenos en dosis muy pequeñas a las personas que padecían una enfermedad que cursara con los mismos síntomas que producía dicho veneno en dosis ya tóxicas (complicado) -”Una especie de vacunas vegetales”- puntualizó. Aquello se me olvidó y ya no volvimos a hablar de ese tema.

Pasadas unas semanas, y mientras rebuscaba en las estanterías de una Librería Médica, me topé con un pequeño librillo de apenas 40 paginas cuyo título era “¿Qué es la Homeopatía?”. Lo compré y aquella misma noche lo leí. Relataba como fue inventada por un médico alemán del siglo XVII. Vinculaba sus técnicas con la Medicina Hipocrática de la Antigua Grecia y no sé que relación encontraba con Paracelso. Lo que ahí se exponía se me antojó más Alquimia Medieval que Medicina. Definitivamente su lectura confirmó mis creencias aquella técnica no servía, era completamente imposible que eso pudiera curar; y además arremetía contra la Medicina Alopática (Oficial) que yo practicaba. La homeopatía -que nunca me había interesado- había dejado de interesarme.

Al año siguiente me apunté a realizar un seminario que versaba sobre una técnica que se estaba empleando en el tratamiento de la artrosis y de la medicina estética, la Mesoterapia. Uno de los patrocinadores de aquel encuentro era un laboratorio Homeopático Alemán que repartió entre todos los asistentes su Vademécum de remedios homeopáticos. Terminado el seminario guardé aquel libro en un cajón de mi consulta (no existe ningún libro que merezca ser tirado) y allí lo olvidé.

Una tarde se presentó en mi despacho, una chica joven de 19 años, su problema era un acné evidente que le afeaba la cara. Me relató que había acudido a varios especialistas dermatólogos durante años y que ninguno de ellos le había resuelto la patología. Finalmente cansada de la inoperancia de la Medicina convencional decidió acudir a un Medico naturista. Alguien, por error, le apuntó que yo practicaba la Medicina Natural, y allí estaba ella con su problema y yo con el mío. Tras realizar una historia clínica habitual entresaqué que los granos se exacerbaban durante la menstruación, que por otro lado aparecían en ciclos de duración irregular. Hasta ahí bien, pero ¿Y ahora… qué? Ella demandaba una terapia natural que yo no estaba en condiciones de ofrecer. Providencialmente recordé el Vademécum Homeopático. Lo rescate del cajón del olvido y estudié los remedios Homeopáticos para su mal. Curiosamente aparecía acné con la especificidad de alteraciones menstruales acompañantes. Le extendí una receta con el remedio, apuntando en ella la posología que debía aplicar – 2 inyecciones intramusculares a la semana -. La volví a citar para cuatro semanas después y no le cobré la visita, pues esta prescripción había sido una forma sutil de quitármela de encima sabiendo que con el tratamiento no obtendría ningún resultado y que por supuesto al mes ni aparecería.

Pero apareció y además contentísima. Los granos habían desaparecido completamente. Mi asombro fue tal que desconozco si conseguí disimularlo. La examiné; efectivamente la piel lucía sensiblemente mejor. Le prescribí que continuase con la misma pauta terapéutica durante dos meses más y que volviese transcurrido dicho periodo. Esta vez, si le cobré mis honorarios.

A los dos meses volvió y en esta ocasión no solamente continuaba impecable de su problema de acné sino que las menstruaciones acaecidas durante ese periodo habían aparecido de forma regular. El único tratamiento que había seguido durante los tres meses fue el homeopático.

Desde entonces comencé a estudiar la Homeopatía y a emplearla en mi Consulta. He tratado muchas patologías con esta técnica. Casi todos los casos lo han sido de pacientes que tras probar los recursos de la Medicina Académica sin obtener resultados satisfactorios, han optado por recurrir a otros métodos. He conseguido muchas curaciones y he paliado los síntomas de muchas enfermedades que condicionaban la vida de estas personas.

Actualmente tengo dos hijos, de 5 y 3 años respectivamente. En los primeros dos años del mayor aun no dominaba lo suficiente la técnica Homeopática, por lo que cuando él enfermaba usaba los remedios típicos de la Medicina Tradicional. Le administraba antibióticos ante el primer síntoma de infección respiratoria y antitérmicos nada más asomasen las primeras décimas de fiebre. Con estas medidas terapéuticas conseguía controlar el comienzo agudo de la enfermedad y solamente permanecían la tos y algunas flemás durante el resto del invierno, con algún periodo de agudización que volvía a tratar con los mismos remedios.

Al empezar a usar la homeopatía dejé de administrarle antibióticos y antitérmicos y empecé con los remedios homeopáticos y curiosamente tras vencer los síntomás agudos la tos y las flemás también desaparecieron durante todo el invierno. El resto de niños amigos suyos generalmente continuaban con ellos y cada periodo invernal estos síntomás son más evidentes y de mayor grado.

A mi hijo pequeño (el de 3 años) jamás le he recetado ni un antibiótico, ni un antitérmico. Pasa sus catarros tratado únicamente con homeopatía; le duran dos días y no le queda absolutamente ninguna secuela. Siempre esta más sano que sus compañeros de la guardería.

A pesar de todo esto, continuo sin creer en la Homeopatía. Me explicaré. Por supuesto que si que creo en los remedios homeopáticos que he usado en pacientes o en mi mismo y en los que he podido comprobar eficacia terapéutica. Pero cuando receto una sustancia Homeopática que aun no he utilizado no dejo de recelar de sus efectos hasta que el paciente regresa a consulta y me comenta su mejoría. Continuo con esa incredulidad académica que me hace desconfiar de todo lo que no sea científico. Y la homeopatía todavía no es científica, por que los postulados y los baremos de medición que hoy maneja la ciencia todavía no son capaces de medir y cuantificar por qué funciona. Luego yo no puedo creer en ella. Pero la seguiré recetando a mis pacientes, usándola con mi familia y en mi mismo, porque funciona.

Pero también me gustaría afirmar, en contra de lo que muchos homeópatas y naturalistas defienden, que sigo teniendo en mi casa y en mi consulta antibióticos, corticoides, y demás medicamentos convencionales. Mi misión es curar a mis pacientes y utilizar todos los medios que conozca para conseguirlo. Por supuesto lo intentaré primero con los menos agresivos y con los que disfruten de menos efectos secundarios; pero si con estos no lo consigo, echaré mano de los métodos más tradicionales, aunque estén plagados de efectos secundarios, si con eso logro evitar algún riesgo en la salud y la vida de una persona.

Para acabar me gustaría relatar una anécdota que me sucedió en la consulta con una paciente y que, según creo, demuestra todo aquello que no debe ser un Médico.

Cierto día llegó a mi consulta una paciente nueva. Como con todos, procedí a hacerle la pertinente historia clínica. En el apartado de Antecedentes personales le interrogué sobre las enfermedades importantes que ella había padecido; la conversación fue más o menos así:

  • Hace 6 años me detectaron un cáncer en la mama.
  • ¿Qué tratamiento siguió?
  • Me lo extirparon y después fui sometida a quimioterapia y radioterapia.
  • ¿Cuáles fueron los resultados de las terapias?
  • En principio fueron efectivas, a pesar de los terribles efectos secundarios de ellas y de lo mal que lo pasé. Pero en la revisión de los dos años después me volvieron a detectar otro tumor que según los médicos era una reproducción del anterior.
  • ¿Se lo extirparon?
  • No, no quise volver a pasar por todo aquel trago. Supongo que estaba desesperada y le dije a mi Médico que me dejara algún tiempo para pensarme si quería volver a someterme a las terapias. Él me comentó que no había mucho tiempo y que apresurara mi decisión.

Tras pensarlo algunos días decidí intentar otras técnicas de curación (Macrobiótica, fitoterapia, reiki…) que estuve realizando durante 6 meses, al cabo de los cuales regresé a la consulta. Me hizo unas pruebas y el cáncer que él había diagnosticado había desaparecido.

  • ¿Le contó que técnicas había empleado para su curación?
  • Si, pero cuando empecé a comentarle que había usado el Reiki, la macrobiótica y otras, me cortó radicalmente y me dijo: “Vale, vale, no quiero saber nada sobre el tema, yo soy científico”

Según creo yo un científico es aquella persona que ante una evidencia clara de algún hecho que escapa a su compresión comienza una investigación para llegar a esclarecerlo y a entenderlo.

Me gustaría rogar a mis colegas médicos que sean un poco científicos y simplemente se planteen las preguntas.

Materia Medica

BREVE INTRODUCCIÓN

Cuando comencé mis escarceos con la homeopatía, el principal escollo que encontré es que no tuve un tutor o profesor que me indicase los caminos a seguir. Leí libros , a veces con teorías filosóficas intrincadas, estudié Escuelas con diferentes orientaciones… Creo que cuanto más trataba de entender la esencia de esta técnica más enrevesado se me aparecía.

Después de unos años de estudio me he dado cuenta que la homeopatía es una de las técnicas médicas más sencillas de entender. Claro esto es así siempre y cuando nos ciñamos a lo concreto y a lo esquemático.

Esto es lo que pretendo hacer en este curso, ofrecer una visión de la homeopatía lo más clara y sintética posible, para que el neófito interesado encuentre el camino hacia el conocimiento llano y rápido.

Si a lo largo de estas páginas mis explicaciones resultan a menudo demasiado básicas e infantiles, pido perdón. No es mi intención considerar a mis colegas de esa forma. Únicamente extraigo mis propias experiencias y creo que si alguien me lo hubiera mostrado con este formato, mis horas de estudio desentrañando contenidos hubieran sido sensiblemente inferiores.

ESTOS SON LOS MÍNIMOS CONOCIMIENTOS IMPRESCINDIBLES PARA PODER COMENZAR A UTILIZAR Y PRESCRIBIR LOS REMEDIOS HOMEOPÁTICOS.

POR SUPUESTO QUE LA HOMEOPATÍA NO ES SOLAMENTE ESTO; SE PUEDE PROFUNDIZAR MUCHO EN SU CONOCIMIENTO Y LO IREMOS HACIENDO.

¿QUÉ ES Y EN QUÉ CONSISTE LA HOMEOPATÍA?

La homeopatía es una rama de la Medicina.

Supongamos una sustancia “A” que ingerida en dosis tóxicas produce los siguientes síntomas:

  • Diarrea sanguinolenta.
  • Cefalea occipital que aumenta al estornudar
  • · Picores insoportables en la axila que se calman mojando la axila con agua fría.
  • Diarrea sanguinolenta.
  • Cefalea occipital que aumenta al estornudar
  • · Picores insoportables en la axila que se calman mojando la axila con agua fría.
  • El tratamiento homeopático para la enfermedad que padece nuestro paciente es la sustancia “A” a dosis infinitesimales (homeopáticas).

Por otra parte imaginemos que tenemos un paciente que enferma de repente (por supuesto sin haber tenido contacto con la sustancia “A”) y cuyos síntomas son:

En realidad esta es la base de la que surgió toda la homeopatía. Posteriormente se ha ido especializando y “complicando”.

PREPARACIÓN DEL REMEDIO HOMEOPÁTICO

Para obtener una dosis homeopática curativa y no tóxica de una sustancia “A” a veces altamente tóxica, procedemos de la siguiente manera:

1º) – Tomamos una cantidad de la sustancia “A” (supongamos que es una planta) y la ponemos en 1 litro de alcohol. Lo dejamos macerar durante unas semanas. Tras este periodo los principios activos y tóxicos de la planta están ahora en el alcohol.; a esta primera solución obtenida la denominaremos Tintura Madre (TM). Esta dilución es tóxica.

2º)- De esta primera dilución tomamos por ejemplo 1 c.c. y lo juntamos con 9 c.c. de un disolvente (generalmente alcohol o agua) lo agitamos fuertemente (dinamización) y lo que quedan se denomina Sustancia “A” a la Primera Dilución Hanhemaniana, 1 DH o 1 D o primera decimal.

3º) – Repetimos el proceso y de la Sustancia “A” a la 1 DH o 1 D o primera decimal, tomamos 1 c.c. y lo juntamos de nuevo con 9 c.c. de disolvente, lo dinamizamos y la resultante obtenida es Sustancia “A” a la 2DH o 2 D o segunda decimal. Podemos repetir este proceso las veces que queramos y obtener así la 3DH, 4DH, 5 DH, 6 DH, ……, 98DH, 99 DH y después de la 99DH vendría la 100 DH (o también llamada 1CH o primera centesimal).

Generalmente las dosis más usadas son D2, D4, D6, D12, D20, D30, D100, y D200 según la escuela alemana y 4CH, 5CH, 7CH, 9CH, 15CH. y 30CH según la escuela francesa.

¿CÓMO SE USA LA DOSIS EN HOMEOPATÍA?

En Medicina Convencional la dosis esta directamente relacionada con 2 factores principales:

1.- Cantidad de medicamento que se administra de una solo vez (Por ejemplo 20 mgr de corticoides o 40 mgr de corticoides en una sola toma)

2.- Periodicidad de las tomas o tiempo que transcurre entre la toma de la primera dosis y la siguiente. (Por ejemplo 1 comprimido cada 6 horas o cada 8 horas etc.)

En Medicina Homeopática las dosis a prescribir dependen también principalmente de dos factores:

1.- Dilución del medicamento homeopático:

A) Diluciones bajas (D2, D4, D6 ó 4CH, 5CH) > Se emplean cuando:

I) Los síntomas y sus características no tienen una similitud completa con los del remedio homeopático.

Por ejemplo: Recordemos la sustancia “A” que ingerida en dosis tóxicas produce los siguientes síntomas:

-Diarrea sanguinolenta.

-Cefalea occipital que aumenta al estornudar

-Picores insoportables en la axila que se calman mojando la axila con agua fría.

Y tenemos un paciente que sufre:

- Diarrea sanguinolenta

- Cefalea occipital que no tiene relación con los estornudos

- Picores en la axila y en el tronco que no mejoran con el agua fría.

II) Cuando es una enfermedad aguda

B.) Diluciones altas (D20, D30, D200 ó 15CH, 30CH) > Se emplean cuando:

I) La semejanza entre síntomas del paciente y alteraciones que produce el tóxico del que se obtiene el medicamento homeopático es alta o completa (a mayor semejanza mayor dilución)

II) Cuando el proceso patológico es crónico o de larga duración.

III) Cuando se quieren tratar síntomas o patologías nerviosas, psicológicas o psiquiátricas.

2.- Periodicidad de las tomas:

En general los procesos agudos se tratan con tomas más seguidas (con diluciones bajas) cada 10 minutos o cada media hora . Lo normal es luego ir espaciando la toma según vamos notando la mejoría.

Los casos crónicos o de la esfera emocional se tratan con dosis más espaciadas que van desde una dosis 3 veces al día a 1 dosis cada varios días.

En cuanto a la presentación y a la forma de administración del preparado homeopático lo normal suele ser:

Gránulos: tomar entre 3 a 5 gránulos y dejarlos deshacer bajo la lengua

Gotas: Tomar entre 10 a 15 gotas disueltas en un poco de agua y depositarlas bajo la lengua durante dos minutos.

En niños pequeños se pueden poner en el biberón, tanto los gránulos como las gotas, aunque cuidado con estas ultimas ya, que muchas de ellas son preparaciones alcohólicas.

¿QUÉ ES LA TIPOLOGÍA DE UN REMEDIO HOMEOPÁTICO?

A diferencia que con los medicamentos de la medicina convencional, los medicamentos homeopáticos son más efectivos en unas personas que en otras aunque estas padezcan la misma enfermedad y sufran los mismo síntomas.

Esto se debe a que algunas personas son de un tipo (físico o psíquico) más sensible a las características de un remedio.

Por ejemplo tenemos dos personas una rubia y obesa y otra delgada y morena; y un remedio “A” que cura una enfermedad determinada pero cuya tipología sensible son los rubios obesos. Cuando ambas personas contraigan dicha enfermedad, el medicamento “A” servirá para tratar a los dos pero será mucho más efectivo en el obeso rubio.

¿QUÉ ES LA MODALIDAD DE UN REMEDIO HOMEOPÁTICO?

Cuando hablamos de modalidad nos referimos a las características del síntoma.

Un mismo síntoma puede sentirse con sensaciones diferentes y cada sensación diferente tiene una solución homeopática diferente.

Por ejemplo tomemos el síntoma fiebre. En Medicina convencional la fiebre se trata siempre con antitérmicos; da igual como sea esta, el medicamento puede ser siempre el mismo. En homeopatía el tratamiento dependerá de si la fiebre es con sudor o sin sudor, si con la cara enrojecida o pálida, si el enfermo tiene sed o detesta el agua, si quiere taparse o destaparse.

Cada tipo de fiebre requiere un medicamento homeopático distinto.

Aconitum Napellus

 
ESPECIALIDAD
General, circulatorio, neurología, ginecología
 
TIPOLOGÍA
Fuerte, vigoroso
Enfermedad repentina como consecuencia de una cambio atmosférico brusco
e intenso como frió seco o calor extremo
 
MODALIDADES
Fiebre brusca que comienza con escalofríos.
Piel roja, seca, no suda.
Sed intensa de agua fría.
Gran agitación, ansiedad y miedo a la muerte.
 
SENSACIONES: Dolores agudos e insoportables que generan angustia
EMPEORA: con frío intenso y brusco. Hacia la media noche.
MEJORA: Cuando comienza a sudar..
 
INDICACIONES
Fiebre aguda.
Hipertensión paroxística acompañados de angustia.
Neuralgias a frigore.
Amenorreas por exposición brusca al frío seco
 
POSOLOGÍA
Fiebre aguda: entre 5 y 30 CH (según nivel de semejanza)
Hipertensión paroxística: 5 gránulos / 9 CH / cada 6 horas
Neuralgias a frigore: 15 ó 30 CH / 1 dosis por la mañana y otra por la noche / varios días
Amenorreas: Dosis escalonadas cada 12 horas:  9 CH la primera;
                                                                        12 CH la segunda;
                                                                        15 CH la tercera;

30 CH la cuarta

Actaea Racemosa

ESPECIALIDAD
Ginecología, obstetricia, Psicología, psiquiatría, reumatología, medicina deportiva, traumatología.
 
TOPOLOGÍA
Mujer con síntomas ligados al funcionamiento útero-ovárico.
Psíquicamente : Locuacidad extrema e incoherente.
Alucinaciones visuales o táctiles: ve ratones, ratas que siente correr por su cuerpo.
                         Tristes melancólicas, desanimadas;
                         Sensaciones que son debidas al miedo.
                         Sospechan
 
MODALIDADES
SINT. GENITALES: Desordenes menstruales,
                              dismenorrea proporcional al flujo,
                              dolores agudos en útero que atraviesan el vientre.
 
 
SINT. MUSCULARES: Dolores agudos erráticos, fulgurantes como descarga eléctrica.
                                 Dolores calambroideos.
                                 Sensibilidad en la columna dorsal a nivel de las primeras
                                 Vértebras.
                                 Dolores del tendón del Calcáneo.
 
EMPEORA: Durante las reglas
                 Con él frió y la humedad.
MEJORA:   Con el calor.
 
INDICACIONES
Todos los trastornos menstruales siempre que la dismenorrea sea proporcional al flujo.
Alteraciones psíquicas del embarazo, regulación del trabajo del parto.
Tendinitis.

Aesculus hippocastanum – Castaño de Indias

ESPECIALIDAD

Digestivo, circulatorio, ORL, reumatología.

TIPOLOGÍA

Pletóricos venosos que padecen hemorroides.

Son lentos física y mentalmente.

Pasivos, irritables

MODALIDADES

EMPEORA: El reposo nocturno.

Los movimientos, caminar o doblarse

Al defecar

MEJORA: El frió.

SENSACIONES: De plenitud con pulsaciones y pesadez

De sequedad de mucosas urente y escoriarte

Ardor en el ano con escalofrió que sube y baja la espalda.

ALTERNANCIAS: Alternan los síntomas faringeos con las hemorroides.

INDICACIONES

Hemorroides que sangran poco, varices y ulceras varicosas,

dolores y debilidad lumbares y sacro-iliacos en personas con congestion venosa,

Faringitis folicular, alteraciones varicosas de la garganta en enfermos hepáticos con congestión portal.

Aethusa cynapium

 
ESPECIALIDAD
Pediatría, digestivo, Psicología.
 
TIPOLOGIA
Recién nacido o niños que no toleran la leche y que la vomitan, con inquietud, ansiedad y llanto.
 
MODALIDADES
Vómitos:  Que se pueden acompañar de diarrea de heces sin digerir y verdosas
                Son siempre debidos a intolerancia a la leche.
                Son seguidos de agotamiento y somnolencia con ausencia total de sed.
 
EMPEORA: Con la leche.
                 Después de los vómitos y de las diarreas.
                 Con el Calor y el Verano
MEJORA: Al aire libre
               En compañía.
 
INDICACIONES
Trastornos gastrointestinales del recién nacido por intolerancia a la leche;

Trastornos de la atención de los niños deprimidos, hipotroficos que tienen trastornos digestivos.

Agaricus muscaricus – (Amanita muscaria)

ESPECIALIDAD

Pediatría, neurología, Psicología, dermatología, circulatorio.

TIPOLOGIA

Niño algo retrasado con dificultades de aprendizaje, padece muchos tics

Adulto: Locuaz, con aversión al trabajo, perezoso

Mentalmente corto

Con tendencia a los temblores.

MODALIDADES

EMPEORA: Con el aire frío, antes de las tormentas con truenos.

Con el trabajo intelectual.

MEJORA: Con el movimiento relajado y lento

SENSACIONES: De que le atraviesan una multitud de agujas de hielo.

Escalofríos.

Síntomas: en diagonal del brazo derecho a la pierna izquierda.

INDICACIONES

Sacudidas, contracciones, tics en los niños retrasados, temblores diversos.

Sabañones.

Prurito.

Agnus castus

ESPECIALIDAD

Ginecología, urología, Psicología, psiquiatría, sexología,

TIPOLOGIA

Hombre: Sin libido ni apetencia ni potencia sexual,

Envejecido por la masturbación

Triste y apático.

Mujer que: Se ha ido masturbando con frecuencia

No obtiene placer en las relaciones sexuales normales.

MODALIDADES

SENSACIÓN: Olor imaginario de arenque o almizcle.

INDICACIONES

Impotencia o frigidez sin deseo sexual,

Disminución de la vitalidad sexual,

Agalactia en las primíparas.

Ailanthus glandulosa

ESPECIALIDAD 
          ORL, Pediatría
MODALIDADES
          Trío reaccional compuesto por:
            Estupor: Postración adinamia.
                                 Delirio confuso, cree ver ratas y ratones alrededor de su cuerpo.
                                 Lividez e inflación de las mucosas: sobre todo a la faringe,
                                 con disfagia hiperalgica que se transmite a los oídos,
                                 inflamación en el cuello con adenopatías.
                Malignidad: olor fétido de la boca y de la nariz.
INDICACIONES
           Todos los problemas infecciosos graves en los cuales encontremos la tríada:
                                   Semiinconsciencia,
                                   Piel lívida o púrpura y
                                   Malignidad. >>>>>>>Escarlatina grave,
                                                                     Difteria grave,
                                                                     Anginas graves ulcerosas o membranosas,

Anginas monociticas,

Allium cepa (Cebolla) 
 
ESPECIALIDAD
ORL, pediatría, neurología.
MODALIDADES
   
SÍNTOMAS  
   RESPIRATORIOS: Coriza fluente,
                                Estornudos
                                Rinorrea acuosa: quema como el fuego
                                   produce excoriación: del labio superior y
                                                                                          en orificios nasales.
                                Lagrimeo no irritativo.
                                Tos ronca espasmódica por: cosquilleo y picor laringeo y
                                                                             dolor desgarrador.
  EMPEORA: Por la noche
                   Con el calor
   MEJORA:  Con el fresco y al aire libre.
INDICACIONES
   Resfriado, gripe, coriza aguda,
     Coriza espasmódica,
     Fiebre del heno.
     Tosferina con sensibilidad dolorosa de la laringe.
     Neuritis traumáticas, neuralgias de los amputados.

Aloe socotrina

ESPECIALIDAD
Digestivo, circulatorio.
 
TIPOLOGÍA
Pletórico y gran comedor y bebedor, sedentario.
Deprimido e irritable, insatisfecho consigo mismo.
 
MODALIDADES    
     SENSACIONES: Pesadez en el bajo vientre y en el recto con ganas de defecar.
                              Evacuaciones involuntarias de heces al expeler gases o al orinar.
                              Diarrea tras haber comido o bebido, con insuficiencia esfinteriana.
                              Hemorroides urentes que dejan escapar heces o moco como gelatina.
     EMPEORA: Después de haber comido o bebido.
                      Con la cerveza.
                      Con las ostras.
                      Con el calor.
                      Con la vida sedentaria.
MEJORA: Con el tiempo fresco.
                    Al expulsar gases o defecar.
INDICACIONES
Hemorroides en los individuos sedentarios o en los bebedores de cerveza.
Hemorroides protuyentes con emisión involuntaria de materia fecal o moco gelatinoso.

Incontinencia anal.

Alumina (Oxido de Aluminio)

ESPECIALIDAD

Digestivo, dermatología.

TIPOLOGIA

Persona enjuta, delgada, postrada y de piel arrugada y reseca.

Confuso.

Faltas al escribir o al hablar.

Vejez prematura con debilidad.

Humor variable.

Miedo a los objetos cortantes y a la sangre.

MODALIDADES

Estreñimiento típico: Gran esfuerzo defecar aun con deposiciones blandas.

Piel seca, arrugada, agrietada, sequedad de mucosas

Prurito agravado por el calor de la cama.

EMPEORA: Por la mañana al levantarse.

Después de haber comido patatas

MEJORA: Al aire libre pero estando bien abrigado.

Al anochecer

Con el tiempo húmedo.

INDICACIONES

Estreñimiento por atonia intestinal con heces duras y secas.

Dermatosis secas.

Ambra grisea (Ambar gris)

 
 
ESPECIALIDAD
Psicología, psiquiatría, ginecología.
 
TIPOLOGÍA
Niños con debilidad del sistema nervioso
Adultos agotados por la edad, por los problemas cotidianos, los negocios o los disgustos.
Mujeres excesivamente delgadas, nerviosas. Son hipersensibles a todo.
Timidez incomparable
 
MODALIDADES
Insomnio debido a las preocupaciones.
Flujo de sangre entre dos periodos menstruales por el más mínimo problema.
Sensación de entumecimiento
 
EMPEORA: Por cualquier causa, problemas, disgustos...
                 Por la mañana.
                 Con la música que les hace llorar.
 
MEJORA: Con movimientos lentos.
               Al aire libre
               Con bebidas frías

INDICACIONES

Hipersensibilidad nerviosa, nerviosismo,

Metrorragias funcionales.

Ammonium carbonicum (Carbonato de amonio)

ESPECIALIDAD
ORL, respiratorio, cardiología.
 
TIPOLOGIA
Persona gorda, linfática, fofa.
Apática, sedentaria, que siempre están cansadas.
Se desmayan fácilmente.
Con Falta de limpieza.
 
MODALIDADES
Obstrucción de la nariz, coriza seca con tos de madrugada.
Epistaxis de sangre oscura después de lavarse o comer.
Hemorroides que sangran y empeoran durante las reglas.
Disnea sibilante con tos irritativa en la madrugada.
Inflamación de las encías como en el escorbuto.
EMPEORA:  Por la noche entre las 3 y las 4 de la mañana
                    Con él frió o la humedad y al lavarse.
MEJORA: Con el tiempo seco o el calor.
 
INDICACIONES
Coriza aguda.
Asma con disnea nocturna (las 3 ó 4 de la mañana)
Enfisema bronquitis de los ancianos,
Asma cardiaca,
Síndrome cardio renal,
Uremia crónica.

Ammonium muriaticum. (Cloruro de amonio.)

 
ESPECIALIDAD
ORL, digestivo, reumatología, general.
 
TIPOLOGÍA
Individuo gordo, indolente, fofo, linfático.
Con un enorme abdomen y miembros delgados.
Falto de reacción.
Deseo de llorar.
 
MODALIDADES
Secreciones viscosas.
Estornudos con coriza acuosa, caliente, que excoria el labio superior.
Perdida de olfato.
Ronquera y ardor en la laringe.
Estreñimiento pertinaz con muchos gases. Heces duras.
Escoriación y sensación de quemadura en el ano.
Dolores ciaticos que empeoran al estar sentado.
Sensación de que los músculos y los tendones están contraídos y demasiado cortos.
EMPEORA: Con él frió
                  Al estar sentado.
INDICACIONES
Coriza fluente, estreñimiento, ciática, reumatismo.

Anacardium orientale

 
ESPECIALIDAD
Psicología, general, pediatría, digestivo, dermatología, estética.
 
TIPOLOGIA
Individuos fatigados por el exceso de trabajo intelectual con trastornos de memoria.
Son sujetos indecisos, que tienen la impresión de doble personalidad.
Lenguaje violento, se ofende fácilmente.
 
MODALIDADES     
SENSACIONES: Alucinaciones olfativas de olor a madera quemada.
                         Dolores como tapones (en la cabeza, en los ojos, en el abdomen...)          
CAUSAS: El exceso intelectual o sexual.
               Cuando se acerca la fecha de un examen
EMPEORA: Con el trabajo intelectual
                 Cuando el estomago esta vacío
                 Con el agua caliente
MEJORA: Al comer, come desesperadamente, vorazmente.
INDICACIONES
Fatiga intelectual
Perdida de memoria
Cefaleas de los estudiantes,
Dispepsia nerviosa
Ulceras gástricas,
Dermatosis vesiculares
Liquen plano.
Da buenos resultados para regularizar el apetito en las mujeres obesas que comen mucho aunque no quisieran. 

Antimonium crudum

ESPECIALIDAD

Digestivo, dermatología.

TIPOLOGÍA

Gordo, glotón, con tendencia al impétigo o a las boqueras.

Somnolencia en los ancianos.

Psicología: Mal humor, irritable, protesta mucho,

No soporta que le toquen o que le miren.

MODALIDADES

SÍNTOMAS

DIGESTIVOS: Lengua cubierta por una saburra gruesa blanquecina.

Eructos constantes con el sabor de los alimentos ingeridos.

Nauseas y vómitos que no alivian al paciente.

Diarrea acuosa que presenta una masa fecal dura.

SÍNTOMAS

CUTÁNEOS: Erupciones vesiculares o pustulosas, con forma de impétigos en

torno a la boca.

Hiperqueratois, dermatosis fisuradas,

Verrugas en las palmas de las manos y en las plantas de los pies.

Uñas gruesas y duras que se rompen longitudinalmente.

Blefaritis crónica.

EMPEORA: Con el baño frío.

Con el calor irradiado de una estufa o del sol.

Tras excesos alimenticios con platos con: demasiadas especias ácidos.

MEJORÍA: Aplicando calor mediante un baño caliente.

CAUSAS: Excesos alimentarios.

Desengaños amorosos.

DESEOS: Alimentos condimentados o bebidas ácidas a pesar de que le hacen daño.

INDICACIONES

Dispepsia tras ingestas excesivas,

diarreas veraniegas,

indigestiones, pesadez de estomago.

Impétigo.

Dermatosis hiperqueratosicas y fisuradas.

Verrugas corneas y duras.

Verrugas plantares.

Antimonium tartaricum

ESPECIALIDAD

Respiratorio, dermatología.

MODALIDADES

Tríada: postración, somnolencia, palidez

Cara pálida con sudor frió

SÍNTOMAS

RESPIRATORIOS: Estertores finos o húmedos con abundante moco.

Respiración difícil y ruidosa.

Expectoración muy difícil o imposible

Disnea importante con aleteo de nariz.

DESEOS: Agua fría en pequeñas cantidades y frecuentemente, manzanas.

INDICACIONES

Afecciones pulmonares disneiformes con expectoración difícil,

Disnea,

Bronquitis aguda o crónica,

Asma,

Enfisema.

Cicatrices varioliformes,

Acne pustuloso.

Antipirine

 
ESPECIALIDAD 
     Neurología, ORL, dermatología
          
MODALIDADES 
 
     SÍNTOMAS NERVIOSOS: Miedo a enloquecer
                                            Ansiedad y nerviosismo
                                            Alucinaciones visuales y auditivas
                                            Postración y desgana
CABEZA: Dolor de cabeza: Como pulsaciones o constricción
                                                   Debajo de los oídos
 
OJOS: Conjuntiva roja con lagrimeo
 
OÍDOS: Dolor de oídos
             Zumbidos (tinitus)
GENITAL: Picor y ardor vaginal
                Zonas oscuras en el pene
PIEL: Eritema con picor intenso. Urticaria
                       
INDICACIONES
           Cefalea
          Dolor de oídos
          Zumbidos en los oídos. Tinitus
          Urticaria                       

Antracinum

(Higado de conejo aquejado de carbunco)

ESPECIALIDAD

Dermatología, cirugía, infeccioso, general, circulatorio

MODALIDADES

Sensación de quemadura intensa

Color azul negruzco de las lesiones inflamatorias

Endurecimiento de las inflamaciones locales, tejido celular: edematoso e indurado.

Secreciones o supuraciones fétidas y excoriantes

Abatimiento profundo y rápido del enfermo

INDICACIONES

Inflamación con tendencia a la gangrena,

forúnculos,

ántrax,

flemones gangrenosos,

heridas producidas durante una disección anatómica

Apis mellifica (Veneno de abeja)

ESPECIALIDAD

Dermatología, oftalmología, ORL, ginecología, nefrología, reumatología, respiratorio, pediatría, urgencias

TIPOLOGÍA

Torpeza, lloroso.

MODALIDADES

Edema de tono rosa-rojo, de brusca aparición; dolores urentes que escuecen

MEJORA: Con el frío

EMPEORA: Con el calor

Al moverse

Después de dormir.

FIEBRE: Escalofríos por la tarde

Con ausencia de sed.

Piel caliente que se presenta alternativamente seca y sudorosa

INDICACIONES

PIEL: Edemas locales,

picaduras de insectos,

forúnculos,

panadizos,

quemaduras por el sol,

urticaria,

erisipela.

Conjuntivitis,

queratitis.

Anginas con edema de úvula y de glotis.

Vaginitis, balanitis.

Hidrartrosis con edema rojizo en la articulación.

Derrame pleural o pericardico con fiebre pero sin sed.

Meningitis secundaria a unas paperas (indicación fundamental de Apis Melifica)

Edema inflamatorio de aparición brusca.

Nefritis aguda con oliguria, albuminuria y edema sin sed.

Ovaritis predominantemente derecha 

Apocynum cannabinum (Cañamo de Canada)

ESPECIALIDAD

Digestivo, cardiología.

MODALIDADES

Edema que se agrava con el frío y con sed intensa.

INDICACIONES

Edema en los cirróticos.

Cardiopatías descompensadas.

Enfermedad de Bright

Aralia Racemosa

ESPECIALIDAD

Respiratorio, ORL

MODALIDADES

Estornudos frecuentes con secreción acuosa, copiosa, que excoria la nariz.

SENSACIONES: Cuerpo extraño en la garganta.

INDICACIONES

Asma con tos espasmódica que empieza al acostarse o tras el primer sueño. Fiebre del heno

Aranea Diadema (Araña Diadema)

ESPECIALIDAD

Neurología, odontología, pediatría, general.

TIPOLOGIA

Individuo grueso, friolero, muy sensible a la humedad.

MODALIDADES

SENSACIÓN: Como si varias zonas corporales estuvieran  crecidas y pesadas.

Frialdad con dolor en los huesos largos.

RITMO: Carácter periódico intermitente, pero siempre a la misma hora.

EMPEORA: Con la humedad y él frió húmedo. (Con el baño y la lluvia)

MEJORA: Con el tiempo seco.

Con la presión alta (en las neuralgias)

Fumando tabaco.

INDICACIONES

Neuralgias.

Odontalgias nocturnas.

Fiebre intermitente.

Argentun metallicum (Plata metalica)

ESPECIALIDAD

ORL, respiratorio.

MODALIDADES

EMPEORA: Hacia el mediodía

MEJORÍA: Al aire libre

INDICACIONES

Faringitis de los cantantes o de los oradores

Ronquera

Afonía con sensación de herida en la laringe que se agrava: por la tos

al hablar

al tragar

Argentun nitricum (Nitrato de Plata)

ESPECIALIDAD

Psicología, psiquiatría, neurología, oftalmología, ORL, digestivo, ginecología.

TIPOLOGÍA

Delgado,

abatido,

avejentado con trastornos de la memoria,

inquieto, apurado , ansioso.

Impulsivo, deseo de finalizar las cosas aun antes de haberlas comenzado.

Tembloroso, temeroso, aprensivo.

Miedo a la gente, al vacío que le genera vértigo y deseo de saltar.

MODALIDADES

SENSACIONES: De tener una astilla clavada en la mucosa lesionada.

De expansión, de aumento de volumen (sobre todo en la cabeza)

De llevar una cuerda apretada alrededor del cuerpo

EMPEORA: Con el calor

Con los dulces

Con el trabajo intelectual

Acostado del lado derecho

MEJORA: Con el aire fresco

Mediante la presión de la zona dolorida (cefaleas sobre todo)

Al eructa

CAUSAS: Temor ante un posible problema.

Cansancio cerebral

Ingerir alimentos dulces

EXCRECIONES: Muco-purulentas o sanguinolentas, espesas y tenaces.

DESEOS: Irresistible de comer dulces, que le hacen daño (Dolores, flatulencia,

diarreas)

INDICACIONES

Nerviosismo,

fobias,

cefaleas nerviosas por tener miedo.

Vértigo a las alturas.

Temblores.

Conjuntivitis.

Anginas,

laringitis,

faringitis con sensación de tener una espina clavada en la garganta.

Aerofagia,

gastralgias,

ulcera estomacal.

Diarrea causada por hiperemotividad.

Enteritis, recto colitis.

Metritis, cervitis.

Arnica montana

ESPECIALIDAD

Traumatología, cirugía, ginecología, general, deportiva, ORL,

MODALIDADES

SENSACIONES: de contusión, agujetas o dolores musculares

EMPEORAMIENTO: Con contactos ligeros;

Con las sacudidas; con el movimiento;

Con el frío húmedo

Con el vino

MEJORÍA: Acostado; con la cabeza baja; con el reposo

INDICACIONES

Traumatismos: fracturas, contusiones, esguinces, tendinitis.

Post-operatorios.

Hematomas cefálicos del recién nacido.

Hemorragias de poca o mediana importancia.

Corazón de esfuerzo de los deportistas,

Tras esfuerzos deportivos para regenerar los tejidos entrenados.

Afonía de los cantantes o de los oradores.

Fiebre con: Cara enrojecida, congestionada,

Frío en el resto del cuerpo

Escalofríos y sed intensa

Aliento fétido y fetidez


Arsenicum Album

 
ESPECIALIDAD
Digestivo, Genitourinario, ginecología, neurología, respiratorio, ORL, dermatología, Psicología, psiquiatría
 
TOPOLOGÍA

          FÍSICA: Pálido, delgado, friolero.
                       Cara demacrada, a veces con hinchazón del párpado inferior que cuelga.
          PSÍQUICA: Cuidadoso, meticuloso, casi maniaco del orden. Muy ordenado.
                            Ahorrador.
                            Se atemoriza con facilidad: teme a la enfermedad, la muerte la soledad.
                            Su ansiedad es mayor por la noche.

MODALIDADES
Dolores urentes que mejoran con el calor
Secreciones acres, acuosas, excoriantes, que escuecen, pútridas, que mejoran con el calor
Sed intensa de agua fría, tomada en muchas veces y en poca cantidad.
Repulsión por la carne, malos efectos de dieta vegetal y frutas acuosas; deseo de leche.
Alternancia de manifestaciones cutáneas y trastornos internos (sobre todo respiratorios, asma o fiebre del heno)
EMPEORA: Con el frío y la humedad.
                  Cerca del mar.
                  Por la noche entre la 1 y las 3 de la mañana
MEJORÍA: Con el calor en todas sus formas
                 Con el cambio de posición o de lugar, con la cabeza levantada.
                 Con las bebidas calientes. 
INDICACIONES
      CASOS AGUDOS: Gastroenteritis agudas coleriformes,
 Intoxicaciones alimenticias por carne, conservas o marisco en mal
 estado.
                                 Cistitis agudas, nefritis, metritis, vaginitis.
                                 Algias, neuralgias urentes que mejoran con el calor.
                                 Asma, coriza aguda o espasmódica que: Se manifiestan por la
                                                                                      noche,
                                                                                            Mejoran con el calor
                                                                                            Alterna con erupciones
                                                                                      cutáneas.
                                  Infecciones cutáneas agudas: que: Escuecen
                                                                                          Mejoran con el calor >>> Forunculos
                                                                                               Antrax
                                                                                               Erisipela
                                                                                               Urticaria
Herpes
Eczema
Psoriasis.
           CASOS CRÓNICOS: Asma y coriza espasmódica.
                                         Dermatosis crónicas
                                         Eczemas secos
                                         Psoriasis.
                                         Ansiedad
                                         Astenia

Arsenicum Iodatum

 
ESPECIALIDAD
General, dermatología, cardiología, circulatorio.
 
TOPOLOGÍA

           FÍSICA: Pálido, delgado, ligeramente friolero.
                        Ganas de aire fresco.
                        Piel con: Aspecto de liquenificación
                                      A veces con escamas finas y grandes
                                      Ictiosis
          PSÍQUICA: En continuo movimiento, impaciente.

INDICACIONES
Debilidad, astenia.
Adenopatías.
Adelgazamiento en individuos nerviosos.
Eczemas
Liquen plano
Psoriasis.
Arterioesclerosis y cardioesclerosis senil.

Asa Foetida

 
ESPECIALIDAD
 Digestivo, Psicología, circulatorio, neurología, ginecología
 
TIPOLOGÍA
Obeso, flácido
Cara roja oscura
Irritable
Muy sensible al dolor
Propensión a formar varices superficiales
 
MODALIDADES
EMPEORA: Con los roces
                 En el lado izquierdo
                 Con el descanso nocturno
                 Al aplicar calor
MEJORA: Al aire libre
               Con movimientos tranquilos
               Con la presión
 
INDICACIONES
Cefalea con presión hacia afuera
Meteorismo, gases, aerofagia con regurgitación de líquidos
Diarrea violenta con abundantes gases
Globus histericus (bola en la garganta)
Ulceras varicosas dolorosas
Insuficiencia de leche en la lactancia

Asclepias Tuberosa

ESPECIALIDAD
Neumología
 
TIPOLOGÍA

MODALIDADES
Dolores entre los hombros
Olor fétido de las heces como a huevos podridos

EMPEORA: Con el movimiento
                 Con el tabaco
MEJORA: Con el reposo
               Al doblarse hacia delante
 
INDICACIONES
Respiración dolorosa principalmente en la base del pulmón izquierdo
Pleuritis izquierda

Asterias Rubens

 
ESPECIALIDAD
        Ginecología

INDICACIONES  
        Mama izquierda: Dolores
                                 Mastosis
                                 Quistes

Arum triphyllum

 
ESPECIALIDAD
Infeccioso, Pediatría, ORL
 
MODALIDADES
En la mucosa Nasal, en la bucal, faringe y laringe aparece una irritación roja intensa.
Labios resecos que sangran por que el paciente se los muerde.
Rinorrea liquida que irrita las alas de la nariz
Sensación de tener obstruida principalmente la fosa nasal izquierda
Ronquera con una modificación continua del timbre de la voz.
 
INDICACIONES
Patología infecciosa buco-faringea principalmente: Escarlatina
                                                                         Laringitis a frigore
                                                                         Laringitis de cantantes y oradores.

Aurum metallicum (Oro metalico)

 
ESPECIALIDAD
Circulatorio, cardiología, ORL, odontología, genitourinario, Psicología, psiquiatría.
 
TIPOLOGÍA
Moreno
Pletórico con la cara roja oscura, nariz con muchas venillas y espinillas
 
PSICOLOGÍA: Irascible, no aguanta bien que le lleven la contraria, se enfada
                      fácilmente.
                      Hipersensible.
                      Falto de confianza en sí mismo.
                      Ansioso, deprimido y melancólico. Pensamientos frecuentes de suicidio.
MODALIDADES

      SÍNTOMAS 
      CIRCULATORIOS: Eretismo vascular hipertensito: Palpitaciones violentas
                                  Oleadas de congestión en cabeza y pecho.
                                  Sensación de que el corazón detiene sus latidos un instante.
SÍNTOMAS 
GENITALES: Deseo sexual frecuente pero impotencia a veces.
                         Dolor, inflamación e induración del testículo sobre todo el derecho.

EMPEORA: Por la noche
                      Con el ruido
                      Con el trabajo mental.
      
MEJORA: En el verano.
                    Con el aire frío y las compresas frías. (Incluso siendo friolero)
      
CAUSAS: Intoxicación por el alcohol y los productos que contienen mercurio.
                    Emociones, cólera, vejaciones.
                    Sífilis crónica
      
SENSACIONES: Hipersensibilidad al dolor.
                              Dolores en los huesos, que parecen perforarse, sobre todo de noche.
                              De ver solamente la mitad inferior de los objetos.
      
EXCRECCIONES: Purulentas y fétidas: otorrea, ocena.
      
DESEOS: Aumento de hambre y sed.
                    Café, licor, alcohol.
 
INDICACIONES
Hipertensión arterial de los sujetos pletóricos.
Síndrome anginoso,
Extrasístoles.
Infecciones y supuraciones de ORL: sinusitis, otorreas, ocena.
Osteítis dental con adenopatías.
Orquitis, epididimitis.
Síndromes depresivos en enfermos con trastornos vasculares.

Badiaga

 
ESPECIALIDAD
     Respiratorio, General
                
TIPOLOGÍA 
 
MODALIDADES 

EMPEORA: Con el frío
      MEJORA: Con el calor

     CABEZA: Dolor: en la frente y en las sienes
                               Irradiación a los ojos
                               Sensación de mareo y embotamiento

     RESPIRATORIO: Tos que empeora por las tardes
                                  Mucosidad amarilla espesa que se elimina por boca y por nariz
                                  Estornudos
                                  Dificultad respiratoria como si fuere asma
     PIEL: Dolorosa al tacto
                Caspa

OJOS: Contracciones en el párpado superior izquierdo 
                       
 
INDICACIONES
         Asma
         Gripe
         Fiebre del heno
         Catarros y resfriados

Baryta Carbonica

 
ESPECIALIDAD
   Pediatría, Psicología, psiquiatría, circulatorio,
   ORL, genitourinario. Traumatología, reumatología.

TIPOLOGÍA

   Niño: con retraso físico e intelectual,
           abdomen prominente,
           hipersensible al frío con hipertrofia amigdalar.
           Vergonzoso, tímido, con miedo a los desconocidos.
   Anciano esclerótico con comportamiento infantil.

 
MODALIDADES

    EMPEORA: En cuanto hace algo de frío.
                     Con los cambios de tiempo.
                     Con la humedad.
                     Cuando piensa en sus enfermedades.
 
INDICACIONES
          Retraso en el desarrollo físico y sobre todo psíquico.
          Retraso escolar.
          Hipertrofia amigdalar.
          Hipertensión arterial por arterioesclerosis.
          Adenomas prostáticos.
             Enfermedad de Dupuytren.

Belladona

ESPECIALIDAD

General, dermatología, ORL

MODALIDADES

Síntomas con comienzo brusco y repentino.

Intensa congestión vascular: Local y general

Predominantemente cefálica

Con sudores

Sequedad de mucosas

Espasmos

Sed

EMPEORA: Con la luz

Con el ruido

Con las sacudidas.

Con el aire frío

MEJORA: con el reposo; incorporado en la cama

SENSACIONES: De dolores pulsatiles

De sequedad de mucosas

De dolores: Como calambres

De comienzo y finalización bruscos

INDICACIONES

Catarros, gripe

Fiebre de comienzo agudo y repentino.

Congestión vascular intensa, general o local.

Inflamación con rubor, tumor, calor y dolor.

Abcesos en fase inicial.

Anginas, rinofaringitis, laringitis.

Tos seca.

Calambres musculares, dolores de comienzo y fin brusco.

Convulsiones infantiles hipertermicas.

Bryonia Alba

ESPECIALIDAD

General, reumatología, respiratorio, digestivo, ginecología,

TIPOLOGÍA

Moreno, fuerte, musculado.

Buen comedor.

No aguanta el calor.

Colérico e irascible.

MODALIDADES

EMPEORA: Con el movimiento

Con el más mínimo roce

Con el calor en cualquiera de sus formas

Hacia las 9 de la noche.

MEJORA: Con el reposo.

Ejerciendo una fuerte presión o acostándose del lado que duele.

Con el frío

Con el sudor.

SENSACIONES: Dolores agudos: Punzantes

Aumentan al menor movimiento o contacto.

DESEOS: Mucha sed de grandes cantidades de agua fría.

LATERALIZAD: Derecha

INDICACIONES

Fiebre con: Inmovilidad

Sequedad de mucosas

Sudoración ácida

Cefalea compresiva.

Artritis reumática aguda.

Pleuritis

Pleuresías serofibrinosas en fase inicial

Congestiones pleurales (indicado junto con Sulfur Iodatum).

Traqueitis y bronquitis no productiva (Indicado junto con Sticta Pulmonaria).

Dispepsias con nauseas y fiebre

Vómitos o diarreas: Que se producen al menor movimiento

Con sabor amargo.

Colecistitis agudas o en las fiebres tifoideas.

Mastitis agudas con sensación de pesadez mamaria.


Calcarea Carbonica

ESPECIALIDAD

ORL, respiratorio, pediatría, dermatología, digestivo, metabolismo, nefrología, circulatorio, reumatología,

TOPOLOGÍA

Bebes

Gordotes y grasos con un vientre voluminoso.

Flojos, apáticos, piel blanca descolorida, surcada por venillas azuladas.

Fontanelas muy abiertas.

Retraso en la dentición y en la marcha.

La cabeza y el cuero cabelludo les suda mucho.

Hipersensibles al frío con anginas faciales y adenopatías voluminosas.

Mucha hambre lo que le causa trastornos digestivos.

Heces de olor ácido como fermentadas.

Adultos

Pequeños, rechonchos.

Manos anchas con dedos cortos y gruesos.

Metódicos y organizados.

Se desaniman

con facilidad.

Comen mucho y son poco activos.

Niñas suelen presentar pubertad retrasada.

Mujeres con mamas voluminosas y a veces con nódulos.

MODALIDADES

SENSACIONES:

Frió: sensación en las piernas y en los pies como de calcetines húmedos.

Piel que se palpa fría, aversión por el frío

EXCRECCIONES: De olor agrio, ácido.

DESEOS:

De comidas indigestos como patatas crudas, yeso, carbón, tierra… Muchas ganas de comer huevos, helados y dulces.

La leche que les sienta mal, les produce o una gran apetencia o una gran aversión.

AVERSIÓN: Por la carne.

EMPEORA:

Con el frío.

Con el esfuerzo muscular o intelectual.

Con las distintas fases de la luna y sobre todo con la luna llena.

MEJORA:

Con el tiempo seco

Cuando están estreñidos.

INDICACIONES

En el niño:

Rinofaringitis, anginas, otitis, bronquitis de repetición.

Eczema del lactante.

Alteraciones del crecimiento.

En el adulto:

Obesidad.

Gota.

Prediabetes.

Litiasis biliar o renal.

Hipertensión por ateroesclerosis.

Eczemas.


Cannabis indica (Cáñamo de la india)

 
ESPECIALIDAD 
        Neurología, ORL, urología, reumatología
                
MODALIDADES 
 
SÍNTOMAS NERVIOSOS: Locuacidad
                                            Sensación de que el tiempo se dilata
                                            Se olvida fácilmente de las cosas
                                            No puede reprimir la risa
                                            Cambios de humor
                                            Alucinaciones fantasmagóricas pero no siente miedo
                                            Gran sensación de hambre

CABEZA: Cefalea con excitación
                     Sensación de peso en el occipital
                     Sensación de que el cráneo se le abre
OÍDOS: Latidos y zumbidos. Tinitus
             Sensibilidad a los ruidos
BOCA: Bruxismo durante el sueño (rechinar de dientes)
 
GENITO URINARIO: Micción difícil, debe hacer fuerza > goteo
                                Dolor lumbar tras el coito (en varones)
CIRCULATORIO: Pulso lento
 
LOCOMOTOR: Dolor en hombros y columna vertebral que le obliga a pararse
                            Imposibilidad de caminar erguido
                            Mucho cansancio tras caminar cortos recorridos

 EMPEORA: Por la mañana
                       Con el café, el alcohol y el tabaco
                       Acostado sobre el lado derecho
      MEJORA: Con él: Aire fresco
                                     Agua fría
                                     Reposo
                       
INDICACIONES
      Cefalea
      Tinitus, zumbidos en los oídos
      Bruxismo (Rechinar de dientes al dormir)
      Falta de fuerza en la micción
      Lumbalgia post-coital
      Cifosis dorsal con dolor en hombros

Cantharis vesicatoria

ESPECIALIDAD

Genitourinario, nefrología, dermatología, ORL

MODALIDADES

SÍNTOMAS UROGENITALES:

Deseo intolerable de orinar constantemente.

Dolores en la zona renal que provocan los gritos del enfermo.

Dolores violentos, punzantes, quemantes de la vejiga y la uretra.

Dolores previos y posteriores a la micción.

Orina escasa, solamente algunas gotas.

Excitación sexual y erecciones dolorosas.

Edema y ulceraciones del glande, con supuración sero-purulenta de la uretra.

SÍNTOMAS CUTÁNEOS:

Erupción de grandes vesículas, ardientes, pruriginosas, penfigoides que mejoran con frío.

Inflamaciones graves con tendencia a la gangrena.

EMPEORA:

Al orinar.

Con el agua (hidrofobia).

Bebiendo café

MEJORA:

Acostado

Con el calor y las aplicaciones calientes.

Frotándose.

SENSACIONES:

Escozor, quemazón.

Piel y mucosas en carne viva.

Hiperestesia de la región cutánea en la zona refleja del órgano lesionado.

INDICACIONES

Cistitis agudas de cualquier causa

Hematuria dolorosa

Nefritis

Cólico nefrítico con disuria importante

Retención urinaria de origen inflamatorio.

Erupciones vesiculares y flictenas quemantes

Pénfigo

Eczema con vesículas flictenulares

Tendencia a la gangrena de las erupciones.

Quemaduras de 2º grado.

Toda inflamación mucosa tipo ulcero neurótico: anginas y aftas con espasmos laringes

Derrames serosos importantes con dolores urentes que mejoran con el calor.

Carboneum sulphuratum (Sulfuro de carbono)

 
ESPECIALIDAD 
     Urología, reumatología, neurología, dermatología, ORL
                
TIPOLOGÍA  
      Friolero, con falta de calor interno
                      
MODALIDADES  
 
SISTEMA NERVIOSO: Irascible
                                        Ansioso
                                        Estupor mental
                                        Alucinaciones visuales y auditivas 
 
CABEZA: Cefaleas compresiva alrededor del cráneo
                    Mareo
                    Ruidos en el interior de la cabeza 
OJOS: Congestión vascular en la retina
                Visión nublada
                Ceguera de los colores 
 
 
OÍDOS: Perdida de audición
                  Tinitus, zumbidos en los oídos como de arpa
                  Vértigo de Meniere: Vértigos
                  Perdida de audición
                  Ruidos en los oídos
 
DIGESTIVO: Abdomen hinchado y doloroso
GENITOURINARIO: Masculino: Disminución de la libido
                                     Emisiones seminales
 
LOCOMOTOR: Insensibilidad en los dedos de manos y pies
                            Ciática
                            Neuritis
PIEL: Picor
         Pequeñas ulceraciones
 
MEJORA: Al aire libre
EMPEORA: Tras: Desayunar
                          Tomar un baño
                       
INDICACIONES
Cansancio tras excesos alcohólicos
Impotencia
Ciática
Disminución de la sensibilidad en manos y pies. Neuritis
Neuralgia facial
Dermatosis crónicas con picor.
Tinitus. Zumbidos en los oídos

Carbo Vegetalis

ESPECIALIDAD

Digestivo, circulatorio, pediatría, general.

TIPOLOGÍA

Enfermo debilitado, anciano o fatigado por enfermedad debilitante.

Personas que nunca se han recuperado de enfermedades previas.

Dispéptico con muchos gases.

No tolera el alcohol, pequeñas cantidades de alcohol le enrojecen la cara.

Aspecto pálido y friolero, cianótico, pero no soporta un ambiente caliente, necesita que les abaniquen

MODALIDADES

SENSACIONES:

Quemadura interna con frío externo.

Frío, debilidad extrema y necesidad de que le abaniquen.

De quemadura producida por ascuas que empeora con el calor.

EXCRECIONES:

Malolientes, irritantes.

Ulceras torpidas: Sangre negruzca

Aspecto gangrenoso

Escarificadas.

DESEOS: De que le de el aire.

AVERSIÓN: A los alimentos grasos, la carne, la leche (flatulencia)

EMPEORA:

Con el calor, ambiente caliente y húmedo.

Después de haber bebido vino o comido alimentos grasos

MEJORA:

Al eructar

Al abanicarse

Con el frío.

INDICACIONES

Atonias digestivas

Aerofagia, gases que empeoran al estar acostado

Flatulencia supraumbilical, intolerancia al alcohol.

Hipodermitis varicosas

Ulceras dérmicas escarificantes con sangre oscura o serosidades malolientes.

Inicio de la tosferina en niños fatigados.

Síndromes de hipoventilacion o asfixia

Asma de los ancianos

Colapso del moribundo

Desfallecimiento cardiaco.

Astenia crónica de los ancianos

Causticum

ESPECIALIDAD

Digestivo, genitourinario, ORL, dermatología, neurología.

TIPOLOGÍA

Persona seca, morena, flaca

De edad avanzada

Con rigidez articular

Gran sensibilidad al frió seco.

Deprimido, melancólico

Con espíritu de lucha

Tendencia al desesperación.

Comprensivo con el infortunio ajeno.

MODALIDADES

SÍNTOMAS DIGESTIVOS:

Estreñimiento con ganas frecuentes de defecar, sin conseguirlo

Defecan mejor estando de pie.

SÍNTOMAS URINARIOS:

Parálisis de la vejiga.

Deseos constantes e ineficaces de orinar.

Se orina encima sin sentirlo; y al toser, estornudar, reír…

Orina involuntaria durante el primer sueño.

SÍNTOMAS RESPIRATORIOS:

Ronquera: peor por la mañana

Dolor de laringe que mejora al beber agua fría.

Tos seca con sensación de tener una herida en la traquea.

SÍNTOMAS CUTÁNEOS:

Verrugas subungueales

Cicatrices rebeldes después de una quemadura.

Piel blanquecina y sucia.

EMPEORA:

Con el frío seco, el viento frío.

Entre las 3 y las 4 de la mañana.

Pensando en su enfermedad.

Con el movimiento del coche.

MEJORA:

En ambiente húmedo y caliente.

Al tomar un poco de agua fría.

SENSACIONES:

De desolladura como si la mucosa estuviera en carne viva, dolorida.

De quemadura con dolor.

Dolores paroxísticos desgarrantes en músculos como si tuviera los tendones demasiado cortos.

DESEOS:

El apetito desaparece en el momento que comienza a comer.

De alimentos ahumados o condimentados.

De bebidas frías, de cerveza, pero no de agua.

AVERSIONES: Por los dulces y las cosas azucaradas.

LATERALIZAD: Derecha.

INDICACIONES

Estreñimiento.

Retención urinaria

Eneuresis.

Ronquera

Faringitis.

Verrugas subungueales

Cicatrices tras quemaduras.

Parálisis faciales a frigore

Parálisis de las cuerdas vocales después de forzarlas

Ptosis paralíticas de los párpados superiores

Hemiparesias y hemiplejías progresivas.

Debilidad general.

Chamomilla Matricaria

ESPECIALIDAD

Pediatría, general.

TIPOLOGÍA

Bebé que comienza con la dentición

Niño arisco, caprichoso, insoportable de berrinche fácil.

Adulto: Nervioso, hipersensible que no tolera nada ni a nadie

Hipersensible al dolor cuando ha abusado del café o del te.

Aunque sea educado, el dolor le vuelve irascible, maleducado, grosero.

MODALIDADES

SENSACIONES:

Dolores insoportables con entumecimiento.

Somnolencia durante el día e insomnio por la noche.

A veces una mejilla roja y caliente y otra fría y pálida.

DESEO Y AVERSIONES: Aversión o bien deseo intenso de café.

EMPEORAMIENTO:

Con los enfados

Entre las 9 y las 12 de la noche

Con el viento.

El dolor de dientes se empeora con el calor.

MEJORÍA:

Con el tiempo húmedo y con el calor (excepto los dolores de dientes). Son frioleras.

El niño se tranquiliza al moverlo en brazos o pasearlo en su silla.

CAUSAS:

La dentición.

El abuso de café, te o narcóticos.

La cólera.

En el niño las reprimendas o castigos.

INDICACIONES

Problemas de la dentición: dolores, fiebre, diarrea o bronquitis.
 
Dolores 
insoportables: Independientemente de su causa
                       Siempre que presenten las modalidades de: Hipersensibilidad
                                                                                       Agitación
                                                                                       Gritos
                                                                                       Cólera
                                                                                       Peor entre las 9 y las 12 h
                                                                                       Mejoría con el calor.

China

ESPECIALIDAD

Urgencias, circulatorio, digestivo, general

TIPOLOGÍA

Gran debilidad, sobre todo tras la perdida importante de líquidos orgánicos como hemorragias agudas.

MODALIDADES

CAUSAS: Perdidas importantes de líquidos orgánicos

SENSACIONES:

Cefaleas pulsatiles por la debilidad y la hipotensión.

Hiperestesia del cuero cabelludo y de la piel.

Zumbido de oídos e hipoacusia

PERIODICIDAD: Un día si y otro no.

EMPEORAMIENTO:

Periódico en días alternos.

Con las corrientes de aire.

Con pequeños contactos (la presión fuerte los mejora)

MEJORÍA:

Con el calor.

Con una fuerte presión.

INDICACIONES

Perdidas importantes de líquidos: Hemorragias agudas y crónicas

Diarreas sin dolores pero que agotan

Vómitos

Gran sudoración

Lactancia prolongada

Supuraciones

Perdidas seminales.

Meteorismo y gases

Convalecencia después de una fiebre, una gripe etc.

Cicuta virosa

ESPECIALIDAD

Neurología, dermatología.

MODALIDADES

SÍNTOMAS NERVIOSOS:

Convulsiones: Violentas, intensas

De todo el cuerpo

Comienzan por la cabeza o la cara.

Pueden aparecer: Por el mínimo roce

Con ligeras presiones en cualquier zona corporal

Suelen ir precedidas de aura gástrica.

SÍNTOMAS CUTÁNEOS:

Pústulas: Se juntan, formando costras gruesas

De color limón

Principalmente en la cabeza y la cara.

Erupciones eczematosas sin prurito.

EMPEORA:

Con el mínimo contacto que desencadena crisis convulsiva.

Con las corrientes de aire.

Al fumar tabaco.

MEJORÍA:

Con el calor

Nada mas come algo.

INDICACIONES

Cuadro epileptiforme (como coadyuvante de los tratamientos clásicos)  Convulsiones epilépticas.

Dermatosis faciales con costras amarillentas que no sean pruriginosas.

Coccus cacti

ESPECIALIDAD

Respiratorio, pediatría.

MODALIDADES

Tos quintosa con cosquilleo laringeo

Expectoración: De moco filamentoso, viscoso, tenaz.

Sobre todo: Por la noche hacia las 11:30 de la noche

Por la mañana al levantarse.

La salida de la mucosidad calma la tos.

EMPEORA: Con el calor

MEJORA:

En una habitación fría

Bebiendo algo de agua fría.

INDICACIONES

Tos espasmódica

Tosferina

Coffea cruda

ESPECIALIDAD

General, Psicología, psiquiatría, neurología.

TIPOLOGÍA

Persona inquieta, inteligente, con gran actividad mental.

Excitado, padece insomnio, cambios de humor.

Impresionable con las emociones sobre todo las agradables.

MODALIDADES

Intolerancia física y psíquica al dolor con: Agitación

Desesperación

Lagrimas y temblores.

Dolor dental que mejora con el agua fría

Cefalea con sensación de clavo en el parietal.

Gran sensibilidad vulvo-vaginal al contacto con picor placentero.

Insomnio con actividad sensorial: hiperacusia, agitación.

Tendencia a las palpitaciones y a la excitación sexual.

EMPEORAMIENTO:

Con el frió a excepción de la odontalgia.

Con el ruido.

Con los excitantes (vino, café, té, alcohol)

MEJORÍA:

Con el calor.

Con hielo en la boca

CAUSAS:

Abuso del café, narcóticos

Shock emocional, sobre todo buenas noticias.

Cansancio por exceso de trabajo.

INDICACIONES

Insomnio por estrés, buenas noticias o abuso estimulantes.

No aguanta el dolor.

Colocynthis

ESPECIALIDAD

Digestivo, nefrología, urología, neurología.

TIPOLOGÍA

Persona irascible

Tendencia a : Malas digestiones

Cólera que le causan dolores  paroxísticos.

MODALIDADES

Dolores: Violentos, paroxísticos

Tipo calambres y discontinuos como descarga eléctrica.

MEJORÍA:

Presionando fuertemente sobre la zona del dolor.

Con el calor.

Doblándose.

Con el movimiento.

EMPEORAMIENTO:

Con la ira y la indignación.

Con el reposo.

DESEOS: Patatas y harinas que no digiere bien.

AVERSIÓN: Por todos los alimentos.

INDICACIONES

Diarreas dolorosas

Cólicos intestinales violentos

Cólicos hepáticos.

Dismenorrea.

Neuralgias faciales sobre todo izquierdas, con dolores en pulsos periódicos. Ciática predominantemente izquierda, como calambres.

Conium maculatum (Cicuta officinalis)

ESPECIALIDAD

Neurología, Psicología, urología, psiquiatría, ginecología.

TIPOLOGÍA

Persona mayor, solitario

Cansado por la masturbación o la abstinencia sexual.

Deprimido, melancólico de mal humor

Teme el esfuerzo intelectual y el trabajo no le entusiasma.

Bajo rendimiento general, físico y psíquico.

MODALIDADES

SÍNTOMAS NERVIOSOS:

Vértigos al mover la cabeza.

Lagrimeo con intensa fotofobia, gran aversión por la luz.

Parálisis con una distribución ascendente.

Sudoración nocturna.

SÍNTOMAS GENITALES:

Chorro intermitente

Deseos sexuales intensos que es incapaz de satisfacer

Erecciones flácidas e incompletas.

Eyaculación involuntaria en presencia femenina o por deseos lujuriosos.

Reglas retrasadas o ausentes con las mamas pesadas o dolorosas.

Senos caídos y arrugados o bien muy grandes o dolorosos con nódulos indurados.

EMPEORA:

Con el frió.

Con la abstinencia sexual.

Con el alcohol.

MEJORÍA: Los dolores de las piernas mejoran cuando cuelgan.

CAUSAS:

Abstinencia sexual duradera.

Bebidas alcohólicas.

SENSACIONES:

Dolores punzantes y penetrantes.

De frialdad en las heces y gases intestinales.

DESEOS:

Irresistible de sal. de café, de alimentos ácidos.

Mucha sed.

AVERSIONES: Por la leche y el pan.

LATERALIZAD: Derecha

INDICACIONES

Vértigos como remolino.

Astenia nerviosa

Hipocondría después de una continencia sexual.

Impotencia por abstinencia.

Mastosis

Mastitis.

Drosera rotundifolia

ESPECIALIDAD

Pediatría, respiratorio, general.

MODALIDADES

Tos: Seca, rápida, espasmódica, desgarradora, como un ladrido.

Acompañada de vómitos de alimentos y mucosidades sanguinolentas.

Provoca dolores costales o abdominales.

Epistaxis.

EMPEORA:

Por la noche, después de la medianoche.

Con el calor de la cama.

Al reír o al cantar.

INDICACIONES

Tosferina

Tos espasmódica

Dulcamara

ESPECIALIDAD

Respiratorio, digestivo, reumatología, dermatología.

TIPOLOGÍA

Individuo gordo, edematoso, de tejidos blandos

Gran sensibilidad al frío húmedo

Pies helados.

MODALIDADES

EMPEORAMIENTO:

Con la humedad, el frío húmedo y la lluvia.

Por la noche

MEJORÍA:

Con el calor (excepto la tos) y el tiempo seco.

Con el movimiento

CAUSAS:

Exposición al frío húmedo;

Enfriamiento después de haber pasado mucho calor.

Supresión después de haber pasado una erupción cutánea.

ALTERNANCIAS: Entre las erupciones cutáneas y las manifestaciones diarreicas

y reumáticas.

INDICACIONES

Respiratorias: Nariz tapada cuando hay al frío húmedo o lluvia fría.

Tos por frío húmedo o tras esfuerzos físicos.

Coriza espasmódica en verano.

Adenopatías cervicales, asilares o inguinales tras contacto con frío húmedo.

Digestivas: Diarrea: Mucosa verde y amarilla alternativamente

Se da: En verano cuando el tiempo pasa a frío y húmedo

Tras la finalización de una erupción cutánea.

Articulares: Todo dolor reumático, más muscular que articular,

que se agrave con el frío húmedo y mejore con el movimiento.

Cutáneos:

Verrugas: Grandes, lisas, blandas, transparentes

Aparecen en la cara, palma de las manos.

Erupciones: Pruriginosas

Húmedas que rezuman

Empeoran con el agua fría y al contacto.

Anasarca.


Ferrum metallicum (Hierro metálico)

ESPECIALIDAD

Hematológica, general, pediatría, reumatología, traumatología.

TIPOLOGÍA

Persona con debilidad, palidez, cansada, friolera

Incapaz de un esfuerzo rápido o continuado.

Emotivo, se ruboriza.

Hipersensible, se enfada con facilidad.

MODALIDADES

Vértigos al incorporarse.

Vómitos justo después de comer

Relajación involuntaria del esfínter vesical > Se orina sin querer al realizar

algún movimiento repentino.

Dolores reumáticos del hombro sobre todo del izquierdo.

Gran sensibilidad del cuero cabelludo.

Opresión torácica al menor esfuerzo.

EMPEORA:

Con la inmovilidad, y también con el movimiento rápido.

Por la noche, especialmente hacia la medianoche.

Con hemorragias abundantes

Perdida importante de cualquier liquido orgánico.

Con el frío o lavándose con agua fría.

MEJORA:

Con el movimiento lento, al caminar lentamente.

Con el calor.

SENSACIONES:

Cefaleas con dolores pulsantes, como martilleo.

Dolor en los dientes que mejora con agua muy fría.

Intolerancia a los huevos

DESEOS:

Alternancia entre la falta de apetito y el apetito voraz.

Ensaladas, de tomate

Alimentos ácidos pero que no le sientan bien.

Pan con mantequilla.

INDICACIONES

Anemia hipocromica.

Clorosis.

Eneuresis diurna.

Dolores reumáticos del hombro izquierdo


Graphites (Grafito)

ESPECIALIDAD

Dermatología, digestivo, ginecología, urología, ORL, circulatorio.

TIPOLOGÍA

Persona obesa, friolera, anémica, con malas digestiones y estreñimiento.

Cara pálida con sofocos periódicos.

Indeciso, depresivo, melancólico

Con sensaciones de angustia y ansiedad

Hipersensible e impresionable.

MODALIDADES

EMPEORA:

Con el frío, salvo el prurito que empeora con el calor de la cama.

Con la menstruación y después de esta.

MEJORA:

Al caminar al aire libre, necesita aire.

Con la oscuridad.

CAUSAS:

Repercusión visceral de las erupciones cutáneas.

Concomitancia de trastornos cutáneos y estreñimiento.

Cicatrices.

SÍNTOMAS DE PIEL:

Piel reseca, que no suda.

Párpados rojos e hinchados, con eczema y fisuras

Erupción de vesículas con un exudado: Viscoso, espeso, pegajoso, filamentoso

Amarillento, similar a la miel

Lesiones cutáneas:

Detrás de las orejas.

En los pliegues de flexión.

En los párpados y alrededor de la boca.

En el cuero cabelludo.

En los órganos genitales.

Son pruriginosas, ardientes.

Se agravan con el calor y el lavado.

Mejoran con el fresco.

Cicatrices queloides

Lobanillo del cuero cabelludo,

Verrugas periungueales dolorosas.

Uñas quebradizas, deformadas, espesas y fragmentadas.

Cabellos resecos, duros, que se quiebran fácilmente.

SÍNTOMAS DIGESTIVOS:

Dispepsia, flatulencia, con dolor gástrico que mejora al comer y aliento fétido.

Estreñimiento sin deseo de evacuar.

Hemorroides con fisuras dolorosas y producción liquida, sin tenesmo.

SÍNTOMAS GENITALES:
Hombre:
Debilidad sexual.
Deseo sexual aumentado pero aversión al coito.
Mujer: 
Reglas: Retrasadas
             Poco abundantes
             De sangre clara
             Precedidas de prurito vulvar.
Ronquera durante la menstruación.
Leucorrea profusa, irritante.

SÍNTOMAS CIRCULATORIOS:

Aspecto pálido con esporádicas oleadas de calor a la cara.

Epistaxis.

INDICACIONES

Eczema

Intertrigo

Impétigo

Dermatitis de diferentes etiologías.

Verrugas periungueales

Lobanillo del cuero cabelludo.

Cicatrices queloides.

Dispepsia flatulenta

Estreñimiento sin deseo de evacuar y heces voluminosas

Estreñimiento por adherencias postquirurgicas.

Hemorroides y fisuras anales sin tenesmo.

Ulceras gástricas cicatrízales.

Debilidad sexual

Frigidez.

Hipomenorrea, leucorrea.

Estados premenopáusicos.

Epistaxis

Sofocos


Hepar sulfur

TIPOLOGÍA

Es útil en todas las personas

Pero sobre todo en individuos: Fofo, linfático

Muy friolero

Hipersensible al dolor

Que supura con facilidad.

Psíquicamente es hipersensible, irritable, provocador y de riña fácil.

MODALIDADES

EMPEORAMIENTO:

Con el frío seco.

Con la mínima corriente de aire.

Con el mínimo contacto.

Con bebidas o alimentos fríos.

MEJORÍA:

Con el calor

Con el tiempo húmedo.

Después de comer

EXCRECCIONES: Purulentas, sanguinolentas, que huelen a queso viejo.

SENSACIONES:

De astilla o espina clavada en los tejidos.

De corriente de aire frío en la parte enferma.

De latido doloroso.

Hipersensibilidad al frío y al dolor, intolerancia al tacto.

SÍNTOMAS CUTÁNEOS:

Piel insana que supura con facilidad.

Fisuras profundas en las manos y los pies.

Urticaria crónica.

DESEOS: de cosas ácidas, de vinagre.

INDICACIONES

Supuraciones agudas:

Piel enfermiza que supura al menor rasguño

Ulceras

Forúnculos.

Nariz obstruida en cuanto sale al aire libre.

Laringitis con tos ronca, perruna.

Hipertrofia crónica de las amígdalas

Adenopatías sensibles al tacto.

Forúnculos

Ántrax

Abcesos

Hidradenitis.

Conjuntivitis purulentas.

Corizas purulentas.

Amigdalitis con tendencia a la superación.

Sinusitis purulentas

OBSERVACIONES

PRECAUCIONES: Las diluciones bajas o medias (que favorecen la superación) pueden agravar los procesos supurativos cuyo drenaje, por estar en cavidades cerradas, no sea fácil, como las otitis, las supuraciones profundas, etc.

May
24
2011
-

Lisadoterapia, sus fundamentos. Dr. G. Cointry

LA LISADOTERAPIA: FUNDAMENTOS Y APLICACIONES

Autor: Dr. Gustavo Cointry
Bioquímico – Universidad Nacional de Rosario (Argentina)
Doctor en Bioquímica – Universidad de Buenos Aires (Argentina)
Investigador Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Argentina)

La naturaleza se rige por leyes y teorías esencialmente químicas y físicas. Todo proceso, acto o desarrollo puede ser explicado recurriendo a las leyes que fundamentan esas ciencias. Las terapias denominadas naturales o biológicas no escapan a estos lineamientos básicos, independientemente de la teoría o doctrina que las haya originado. No es necesario negar los conocimientos previos, y recurrir a otras teorías. Por el contrario, la investigación puede aplicarse en estos casos para validar estas terapias y encontrar sus fundamentos. Esto enriquece el conocimiento de la ciencia occidental y avala aún más el uso de la terapia en cuestión. Esto puede observarse en el caso paradigmático de la acupuntura. Esta terapia natural surgió a partir de la teoría del ying y del yang en la antigua china y fundamenta su uso en el flujo del qi o energía. Se utiliza desde hace miles de años y se ha observado que los resultados son muy positivos en distintas enfermedades. Hoy en día existen varias teorías que dan fundamento a su aplicación. Algunas de ellas involucran la liberación de neurotransmisores, endorfinas y sistemas opioides. Esto no significa desdeñar los conocimientos tradicionales, que también resultan de utilidad en muchos casos, sino que abre el panorama a otros profesionales que tienen una formación científica occidental y pueden hacer uso de estas terapias tan eficaces en ciertos casos.

Las terapias biológicas o naturales se diferencian de la medicina convencional (también llamada alopática) por recurrir a medios menos agresivos, recopilar conocimientos ancestrales o tradicionales, utilizar elementos de la naturaleza y propender a mantener la salud del individuo como un todo. Partiendo de estos conceptos, y apoyado en sus sólidas convicciones, el Dr. Villar comenzó sus experiencias en la utilización de hidrolizados proteicos con el objeto de “fortalecer el terreno” [5], es decir estimular al organismo de manera de que él mismo pudiera defenderse de las agresiones de patógenos externos. Esto fue lo que llevó a cabo en su primer experiencia, a través de la administración de hidrolizado enzimático de músculo estriado bovino a 50 conscriptos que sufrían tuberculosis. El éxito de este primer ensayo, llevó al Dr. Villar y , luego de su muerte, a sus hijos Mariano y Alfredo, a profundizar sus trabajos con otros órganos. Así fue como se desarrollaron una gran variedad de lisados, para atender diversos estados patológicos.

Los hidrolizados de proteínas se obtienen a partir de tejidos animales o vegetales, los cuales son sometidos a un proceso de hidrólisis (digestión) enzimática, similar a la desarrollada en el estómago, con la misma enzima (pepsina) y a la mismas condiciones de temperatura y pH [5]. El resultado de este proceso es un líquido rico en aminoácidos, libres y combinados, como péptidos de bajo peso molecular.

Los fundamentos que avalan esta terapia son los siguientes:

1)     Administración de aminoácidos esenciales

2)     Administración de péptidos con actividad biológica

3) Generación del efecto de tolerancia oral por administración de antígenos homólogos en enfermedades autoinmunes.
1) Administración de aminoácidos esenciales
Es suficientemente difundida la necesidad de ingestión de aminoácidos naturales en determinadas cantidades,  para el correcto funcionamiento del organismo [2, 5, 15]. Si no se asegura esa cantidad a través de la alimentación, deben administrarse suplementos dietarios que contengan esos aminoácidos en cantidades suficientes para cumplir con esos requisitos.

2) Administración de péptidos con actividad biológica

La presencia de péptidos pequeños con actividad biológica le da a los lisados sus caraterísticas más apreciables: la capacidad de estimular la síntesis y replicación celular, actuando específicamente sobre determinados órganos [5].  Actualmente se conocen cientos de péptidos pequeños con actividad biológica (hasta 15 kDa) que resultan importantes en la regulación del funcionamiento celular y orgánico [4, 6, 12, 13, 14, 17, 14, 21. 22, 26].
Al ingerir por vía oral un lisados, los péptidos grandes y proteínas son atacados por enzimas, entre ellas tripsina, quimotripsina,  provenientes del páncreas, que los degradan a péptidos de pequeño tamaño y aminoácidos libres (2). Cabe acotar que la pepsina estomacal no los afecta, porque han sido obtenidos por hidrólisis con esa misma enzima (5). Un porcentaje de péptidos pequeños, algunos de ellos biológicamente activos, pueden ser absorbidos en el lumen intestinal, a través de dos vías alternativas (Figura 1) [18, 24]:

  1. La vía transcelular, a través de la cual los péptidos son transportados mediante células epiteliales y transferidos a la circulación sistémica. Esto puede ocurrir como resultado de transporte activo, pasivo o invaginaciones de la membrana. En el interior celular las endo y exopeptidasas degradan estos péptidos hasta di o tripéptidos y aminoácidos libres. Los péptidos que más frecuentemente se absorben son los hidrofóbicos y los de mayor peso molecular.
  1. La vía paracelular comprende el transporte de sustancias a través de las uniones estrechas (tight junction) y subsecuentemente del espacio intersticial. Se considera que es una ruta que transporta fundamentalmente péptidos hidrofílicos, y está restringida a péptidos hidrofílicos y de bajo peso molecular. Los péptidos transportados a través de esta ruta no resultan afectados por enzimas.

Si bien en ambos casos, la posibilidad de absorción de péptidos bioactivos es relativamente baja [24], la vía transcelular tiene mayor chance de ser responsable la absorción intestinal de péptidos bioactivos  y su paso al torrente circulatorio. Para incrementar la absorción de estos péptidos es importante su modo de administración. La experiencia nos ha demostrado que los efectos de los productos son óptimos cuando se ingieren con un poco de agua (no demasiada) y entre 10 y 20 minutos antes del desayuno. De esta  manera, la absorción intestinal es superior que en otros momentos del día, lo que permite que los péptidos suministrados sean absorbidos en mayor porcentaje. [5].

Luego de la absorción de estos péptidos (llamados también factores de crecimiento), se distribuyen en los vasos sanguíneos, y antes de que sean captados en hígado para su degradación, se unen a receptores celulares específicos en el órgano blanco. Allí desencadenan una respuesta secundaria (fosforilación de proteinas, segundos mensajeros) que inducen la replicación del DNA, pasando de la fase S (reposo) a la fase G2 (duplicación) del ciclo celular (Figura 2 y 3)[2]. Esto permite que las células del órgano se reproduzcan y, de esta manera, optimizar la función orgánica, o, en caso de lesión, la recuperación [5].

Se ha demostrado que estos péptidos intervienen en la autorregeneración de órganos en condiciones normales [10, 20]. El mecanismo involucrado es el siguiente: 1) el órgano es agredido por anoxia, tóxicos, agentes patógenos, etc. 2) se produce la muerte y lisis de algunas células 3) se liberan en el medio péptidos parácrinos o autocrinos  4) esos factores se unen a receptores específicos en el mismo órgano 5) se produce el estímulo de la duplicación celular, según describimos anteriormente 6) se regenera el órgano y recupera su función. Los factores autocrinos son los que segrega una célula y son reconocidos recibida específicamente por otra célula del mismo tipo (Figura 4). Los factores parácrinos son los que son segregados por una célula y que son reconocidos específicamente por otro tipo celular. Toda esta secuencia de eventos no siempre es suficiente para la recuperación total del órgano [10]. Sin embargo, este mecanismo puede inducirse a través de la ingestión oral de lisados, proveyendo péptidos biológicamente activos al torrente circulatorio

También algunos péptidos pequeños (tripéptidos) tienen propiedades de inhibidores de la angiotensina-convertasa (ACE), que es una hormona que interviene en la regulación de la presión sanguínea y posee un marcado efecto hipotensor. Estos péptidos fueron descubiertos en vasos porcinos [26] y e inhiben la secreción de esta hormona [12, 13, 17, 19].

3) Generación del efecto de tolerancia oral por administración de autoantígenos en enfermedades autoinmunes.

Antes de explicar los mecanismos que generan la tolerancia oral y su uso para el tratamiento de enfermedades autoinmunes, es conveniente recodar algunos conceptos relativos a los mecanismos que regulan la inmunidad en el ser humano.

La principal función del sistema inmunológico es proteger al organismo frente al sinnúmero de agentes externos capaces de generar infecciones. La razón de que nuestro organismo sobreviva a dichas infecciones se debe a que posee un sistema de defensa capaz de enfrentar con éxito esta clase de procesos. Toda sustancia extraña que pueda poner en marcha estos mecanismos de defensa se denomina antígeno [3].

El organismo posee dos formas de enfrentar a los antígenos:

(1)   Inmunidad innata o inespecífica; que es la primera barrera de defensa; intervienen en ella la piel, mucosas y la respuesta inflamatoria; e
(2)   Inmunidad específica o adaptativa; que es de mucha mayor complejidad que la anterior y en la que participan células con receptores de alta especificidad, como los linfocitos T y B que permiten reconocer específicamente  a cada uno de los antígenos que entren en contacto con el organismo. Además, posee memoria, lo que significa que ante un segundo ataque del mismo agente invasor, la respuesta inmune será más rápida e intensa. Cada línea celular capaz de reconocer específicamente un antígeno, se denomina “clon”

Esta inmunidad adaptativa puede utilizar mecanismos humorales o celulares. El primer caso linfocitos B se diferencian en plasmocitos que a través de la liberación de anticuerpos a la circulación general o a las mucosas tienen a su cargo la eliminación o neutralización del agente invasor. En el caso de inmunidad celular, son las células T las que intervienen, reconociendo al antígeno, y desencadenan la respuesta inmune, eliminando directamente al agente invasor [3].

El tipo de mecanismo que actúa en cada caso dependerá del tipo de agente invasor. Para eliminar agentes patógenos que se dividen en forma extracelular, la inmunidad humoral será la respuesta más eficiente. Cuando se trata de agentes patógenos que se dividan intracelularmente, el mecanismo más eficaz será la inmunidad celular [3].

Cualquiera sea el mecanismo implicado, la  inmunidad adaptativa realiza un proceso de aprendizaje mediante el cual puede discriminar entre antígenos propios del organismo (autoantígenos) y aquellos que no lo son.

El  mecanismo de inmunidad celular comienza con la actividad de las células presentadoras de antígenos (CPA, una célula de la familia de los macrófagos), que endocita el antígeno y lo procesa para que el linfocito T lo reconozca y se active. Para que el linfocito T se active debe recibir dos señales. Una señal específica que se adquiere a través del contacto con el antígeno procesado (unido a una molécula de superficie de la CPA, denominada MHC I, complejo mayor de histocompatibilidad clase I) y una señal inespecífica que se origina en la interacción moléculas accesorias del linfocito T y la CPA (coactivación) (Figura 5) [3].

Existen un grupo de patologías en las cuales, sin causa aparente, se produce una reacción de inmunidad celular a ciertos autoantígenos,. Estas enfermedades reciben el nombre de enfermedades autoinmunes. Algunas de dichas enfermedades atacan específicamente a un órgano (por lo que se denominan “órgano específicas”) , como por ejemplo al cerebro y nervios (esclerosis múltiple), al ojo (uveítis autoinmune), al páncreas (diabetes tipo I ), etc. Otras son más generalizadas, reconociendo antígenos de amplia distribución y la formación de complejos inmunes que se depositan en riñón, piel, articulaciones (por ej. lupus eritematoso sistémico y otras colagenopatías) [3, 16].

Por otro lado, la falta de respuesta inmune a un antígeno, cualquiera sea este, se define como tolerancia (3). La entrada de un antígeno por vía oral genera una respuesta inmune particular caracterizada por la capacidad de inducir tolerancia, en la que están vinculadas las placas de Peyer intestinales. Esta inhibición de la respuesta es llamada  tolerancia oral y es una respuesta antígeno específica, es decir que se suprime o inhibe únicamente el clon que reacciona con ese antígeno (9, 28). Este mecanismo es que habitualmente ocurre al consumir alimentos, y permite que estos no desencadenen reacciones inmunológicas (Figura 6).

Si el linfocito T que se activa es de los denominados Th1, estos proliferan y segregan sustancias que activan la proliferación de linfocitos T citotóxicos (interleuquina 2, IL2 e interferón gamma, INF gamma). Estos linfocitos son los que tienen la función de destruir al agente agresor. Si el linfocito T que se activa es de los denominados Th2, también proliferan pero segregan otro tipo de sustancias (IL4 y TGF beta) que regulan la respuesta inmune celular e inducen la liberación de inmunoglobulinas E, que actúan en la respuesta inmunológica parasitaria. Los linfocitos Th1 son los responsables de desencadenan la reacción inmunológica que se observa en las enfermedades autoinmunes (16). Por el contrario, parece que los linfocitos Th1 están vinculados con la generación de tolerancia oral.

Se ha demostrado en ensayos con animales y estudios con seres humanos que la inducción de tolerancia oral puede ser eficaz para el tratamiento de patologías autoinmunes [5,25,28].

En el hidrolisado proteico administrado por via oral existen fragmentos peptídicos de varias longitudes, capaces de inducir tolerancia oral. Estos fragmentos penetran en el tejido linfoideo intestinal a través de las células M de las placas Peyer o a través de líneas celulares especializadas de las vellosidades intestinales. Los péptidos (generalmente entre 9 a 15 aminoácidos) se presentan a través de las CPAs y estimulan linfocitos B y T. En este punto es que entran en juego los linfocitos TH2, vinculados con la liberación de las citoquinas regulatorias de la respuesta inmune, y la inducción de tolerancia oral [8, 9, 11, 23,  25, .27, 28].

Mecanismos postulados para la inducción de tolerancia oral
Existe evidencia experimental que demuestra que la tolerancia oral puede producirse a través de tres mecanismos diferentes: la supresión activa, anergia clonal y deleción clonal (Figura 7). Se ha demostrado que éstos mecanismos  no son excluyentes y pueden actuar individualmente o combinados entre sí. La dosis del antígeno es el factor primario que determina la forma de tolerancia desarrollada luego de la administración oral. La generación de tolerancia debida a la supresión activa por linfocitos T reguladores (principalmente TH1) está favorecida por administración de dosis bajas de antígeno, mientras que la administración de dosis altas de antígenos produce el desarrollo de tolerancia debido a anergia o deleción.
Supresión activa
Las dosis bajas de antígeno presentadas preferentemente por las células presentadora de antígenos intestinales inducen linfocitos Th1  para el antígeno presentado. Estas células migran del intestino hacia los órganos linfoideos y el sistema circulatorio general encontrando y reconociendo el mismo antígeno (o similar) en el órgano blanco (enfermo). Allí estimulan la secreción de TGF-beta, IL4 y IL10. Estas sustancias inhiben el proceso inflamatorio que da origen a la enfermedad autoinmune. Este proceso es conocido como supresión activa (Figura 8) [9, 23, 28.

La acción de citoquinas inhibidoras no es antígeno-específica, pero el estímulo de su secreción por células  T reguladoras es dependiente en el reconocimiento de peptidos antigénicamente específicos en el contexto de las CPAs. No es necesario que el antígeno ingerido sea similar al antígeno que produce la enfermedad, para producir tolerancia oral. Basta que el antígeno ingerido se encuentre en la vecindad del antígeno productor de la enfermedad. Este fenómeno se denomina supresión espectadora [28]. Esto quiere decir que en el caso de una enfermedad autoinmune que afecte a un determinado órgano, por ejemplo, el ojo, no es necesario ingerir (ni siquiera identificarla) la misma proteína que la que produjo la enfermedad. Ingiriendo cualquier otro antígeno proveniente del ojo se puede inducir el mismo efecto. Por esta razón un hidrolisado de proteínas provenientes del ojo, constituye una atractiva alternativa para el tratamiento de esta patología [5].

Anergia clonal
Altas dosis de antígeno administradas oralmente resultan en la presentación sistémica del antígeno después de que el antígeno se absorbe por el intestino y entra en la circulación sistémica como proteína intacta o fragmentos de antígeno. Estas altas dosis inducen falta de respuesta de la célula Th1, conocida como anergia clonal. No está aún dilucidado si la anergia clonal que sigue la administración de altas dosis de antígeno representa el pasaje directo de pequeñas cantidades de antígeno dentro de la circulación portal o sistémica, o depende de filtración intestinal. Tampoco está aún en claro por qué la administración de altas dosis de antígeno reduce la supresión activa, aunque se supone que podría estar relacionado con el hecho de  que las células anergizadas estarían involucradas en la generación de supresión activa [9, 28. También es desconocido el grado en que los requerimientos coestimulatorios, las citoquinas del medio y los epitopes diferenciales de reconocimiento pueden favorecer preferencialmente la generación de anergia en linfocitos Th1 [9, 28].

Deleción clonal
Este mecanismo también se presenta cuando el antígeno en cuestión se encuentra en dosis altas. . Al entrar en contacto el antígeno, este produce una respuesta inmunológica específica que lleva a la desaparición del clon de linfocitos Th1 implicados en la generación de la enfermedad [1]. Este fenómeno producido es similar al que se observa durante la gestación, cuando adquiere tolerancia a antígenos propios, permitiéndole al sistema inmune discriminar antígenos propios y no propios. En este caso, la enfermedad resultaría curada.

La tolerancia oral es un fenómeno muy complejo que involucra varios mecanismos naturales (que incluso a veces se combinan entre sí). Pese a su complejidad resulta una terapia de muy fácil administración y es sumamente eficaz para el tratamiento de enfermedades autoinmunes. Además, por tratarse un fenómeno natural y utilizar proteínas naturales en cantidades similares a las nutricionales, no presenta efectos secundarios ni colaterales de ningún tipo.

Forma de uso de los lisados
La administración de los lisados debe hacerse por vía oral, aproximadamente 10-20 minutos antes del desayuno, para su mejor absorción. La dosis recomendada es de 5 a 10 ml. de cada uno, y pueden combinarse los lisados de acuerdo al criterio médico. No se han reportado efectos colaterales ni secundarios de ninguna especie a las dosis recomendadas. Se pueden combinar con cualquier otra terapia, natural o alopática [5].
Conclusiones

De todo lo expuesto previamente se desprende que la lisadoterapia es una terapia no agresiva y con sólidos fundamentos científicos. Además, es natural desde tres aspectos:

1 – Se obtiene a partir de materias primas naturales (proteínas vegetales y animales)
2 – El proceso de elaboración es completamente natural (hidrólisis enzimática similar a la digestiva)
3 – Los efectos desencadenados en el individuo son completamente naturales (nutrición, estímulo natural y selectivo de los órganos, regulación inmunológica)

Todo esto hace de la lisadoterapia una terapéutica muy atractiva para el tratamiento y la prevención de una gran variedad de patologías, pudiendo usarse con amplitud, debido a su inocuidad y posibilidad de combinación con otras terapias.

  1. Chen Y, Inobe J, Marka R, Gonnella P, Kuchroo VK, Weiner HL. Peripheral deletion of antigen-reactive T cells in oral tolerance. Nature, 376:177-80, 1996.
  1. Curtis H. Biología. Cuarta Edición. Editorial Panamericana. 1983
  1. Fainboim L, Satz ML. Introducción a la inmunología humana, 3ra Edición. Buenos Aires, 1995
  1. Fausto y Mead, Laboratory Investigation 60:4-13. 1989
  1. Fernández Milani R (Editor). La lisadoterapia. Soc. Argentina de Lisadoterapia Dr. Carlos L. Villar, Rosario, 1999
  1. Ferreira SH, Williams NJ, Sabo EF, Pluscec J, Weaver ER, Kocy O. Biochemistry 10:4033, 1970
  1. Gery I, Streilein JW. Autoimmunity in the eye and its regulation. Current Opinion in Immunology, 6:938-45, 1994
  1. Gregerson DS, Obritsch WF, Donoso LA. Oral tolerance in Experimental Autoimmune Uveoretinitis. Journal of Immunology, 151:5751-61, 1993
  1. Hafler DA, Weiner HL. Immunologic mechanism and therapy in multiple sclerosis. Immunological Reviews, 144:75-107, 1995.
  1. Humes HD, Liu S. Cellular and molecular basis of renal repair in acute renal failure. Journal of laboratory Clinical Medicine, 124:749-54, 1994
  1. Husby S, Mestecky J, Moldoveanu Z, Holland S, Elson CO. Oral tolerance in humans. Journal of Immunology, 152:4663-70, 1994
  1. Kato H, Suzuki T. Biochemistry 10:972, 1971
  1. Khomura M, Nio N, Ariyoshi Y, Agricultural Biological Chemistry 54:835, 1990
  1. Kost DP, Michalopoulos GK. Journal of Cellular Physiology 144:122-127, 1990
  1. Lehninger A. Bioquímica, Segunda Edición. Ediciones Omega, 1983
  1. Liblau RS, Singer SM, McDevit HO. Th1 and Th2 CD4+ T cells in the pathogenesis of organ-specific autoimmune diseases. Immunology Today, 16:34-38
  1. Maruyama S, Miyoshi S, Taneko T, Tanaka H. Agricultural Biological Chemistry 53:1077. 1989
  1. Mesiha M, Sidhom M. Increased oral absortion enhacement of insulin by medium viscosity hydroxipropyl cellulose. International Journal of Pharmaceutics, 114:137-40, 1994
  1. Miyoshi S, Kaneko T, Yoshizawa Y, Fufuki F, Tanaka H, Maruyama S. Agricultural Biological Chemistry 1991
  1. Moran SM, Myers B. Pathophysiology of protracted acute renal failure in man. Journal of Clinical Investigation. 16:1440-48, 1985.
  1. Nijjar MS, Chaudhary KC. Molecular and Cellular Biochemistry 103:181-189, 1991
  1. Nijjar MS, Khangura BS. Molecular and Cellular Biochemistry 34:65-74, 1988
  1. Rizzo LV, Morawetz RA, Miller-Rivero NE, Choi R, Wiggert B, Chan CC, Morse HC 3rd, Nussenblat RB, Caspi RR. IL4 and IL-10 are both required for the induction of oral tolerance. Journal of Immunology, 162(5):2613-22, 1999
  1. Sarciaux JM, Acar L, Sado PA. Using microemulsion formulations for oral drug delivery of therapeutic peptides. International Journal of Pharmaceutics, 120:127-36, 1995.
  1. Stancikova M, Stancik R, Gubzova Z, Rovensky J. Collagen in the treatment of rheumatic diseases – oral tolerance. Bratisl. Lek. Listy, 100(10):467-71, 1999
  1. Tsanev R. En Results and Problems in Cell Physiology 144:122-27, 1975
  1. Wardrop RM 3rd., Whitacre CC. Oral tolerance in the treatment of inflamatory autoimmune diseases. Inflamatory Research, 48(3):106-19, 1999
  1. Weiner HL, Friedman A, Miller A, Khoury SJ, Al-Sabbagh A, Santos L, Sayegh M, Nussenblatt RB, Trenthan DE, Hafler DA. Oral tolerance: immunologic mechanism and treatment of animal and human organ-specific autoimmune diseases by oral administration of autoantigens. Annual. Review of Immunology, 12:809-37, 1994

Bibliografía

May
17
2011
-

El Cocktail Myers

EL COCKTAIL MYERS

Intravenous Nutrient Therapy:
the “Myers’ Cocktail”
Alan R. Gaby, MD

ABSTRACT
Construyendo sobre el trabajo del fenecido John Myers, MD, el autor ha usado una fórmula intravenosa vitamina-y-mineral para el tratamiento de una amplia gama de condiciones clínicas. Se ha encontrado que el cocktail “Myers” modificado que consiste de magnesio, calcio, vitaminas B, y C es eficaz contra los ataques agudos de asma, migrañas, fatiga (incluyendo el síndrome de fatiga crónico), fibromialgia, el espasmo muscular agudo, infecciones de la vías respiratorias superiores, la sinusitis crónica, la rinitis alérgica estacional, la enfermedad cardiovascular, y otros desórdenes. Este papel presenta el raciocinio para el uso terapéutico de nutrientes intravenosos, pasa revisión a la pertinente investigación clínica publicada, describe las experiencias clínicas del autor, y discute efectos potenciales colaterales y precauciones. (Altem Med Rey 2002;7(5):389-403)

INTRODUCCION
John Myers, MD, médico de Baltimore, Maryland, abrió camino al uso intravenoso (IV) de vitaminas y minerales como parte del tratamiento global de varios problemas médicos. El autor nunca se encontró con el Dr. Myers, a pesar de vivir en Baltimore, pero había oído hablar de su trabajo, y había usado nutrientes IV de vez en cuando para tratar fatiga o infecciones agudas.
Después que el Dr. Myers murió en 1984, varios de sus pacientes buscaron las inyecciones nutrientes de este autor. Algunos de ellos habían estado recibiendo inyecciones mensuales, semanales, o dos veces por semana durante muchos años—25 años o más en unos casos. Algunos problemas crónicos como fatiga, depresión, dolor de pecho, o palpitaciones fueron controladas bien por estos tratamientos; sin embargo, los problemas se repetían si los pacientes pasaban mucho tiempo sin una inyección.
No era exactamente claro de qué consistía el cocktail “Myers”, ya que la información provista por los pacientes era incompleta y ningún material publicado o escrito acerca del tratamiento estaba disponible. Parecía que Myers usaba una jeringa de 10-mL que administraba usando, mediante un lento empujón IV, una combinación de cloruro de magnesio, gluconato de calcio, tiamina, vitamina B6, vitamina B12, pantotenato de calcio, vitamina del complejo B, vitamina C, y ácido clorhídrico diluido. Las dosis exactas de los componentes individuales eran desconocidas, pero Myers al parecer usó una solución del dos-por ciento de cloruro de magnesio, en lugar de las preparaciones más ampliamente disponibles que contienen cloruro de magnesio al 20% o sulfato de magnesio al 50%.
El autor se hizo cargo de los pacientes del Dr. Myers, usando una versión modificada de su régimen IV. Más notablemente, la dosis de magnesio se incrementó aproximadamente 10 veces usando 20% cloruro de magnesio para aproximarse a las dosis que se han reportado como seguras y eficaces para el tratamiento de la enfermedad cardiovascular. Además, el ácido clorhídrico fue eliminado y la vitamina C fue aumentada, particularmente para problemas relacionados con alergia o infección. El ácido fólico no fue incluido, ya que tiende a formar un precipitado cuando se mezcla con otros nutrientes.
Este tratamiento se sugirió para otros pacientes, y pronto se hizo evidente que el cocktail Myers modificado (de ahora en adelante llamado “el Myers”) era útil para una amplia gama de condiciones clínicas, produciendo a menudo resultados dramáticos. A lo largo de un período del 11-años, se administraron aproximadamente 15,000 inyecciones en ambiente ambulatorio a un estimado de 800-1,000 pacientes diferentes. Las  condiciones que frecuentemente respondieron incluyen ataques de asma, migrañas agudas, fatiga (incluyendo el síndrome de fatiga crónico), fibromialgia, espasmo muscular agudo, infecciones de las vías respiratorias superiores, sinusitis crónica, y la rinitis alérgica estacional. Un número pequeño de pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva, angina, urticaria crónica, hipertiroidismo, dysmenorrhea, u otras condiciones también se trataron con el Myers y la mayoría mostró una marcada mejora. Muchos que los pacientes relativamente saludables escogieron recibir las inyecciones periódicas porque reforzaba su sensación de bienestar global durante períodos de una semana hasta varios meses.
Durante los últimos 16 años estos resultados clínicos se han presentado en más de 20 conferencias médicas a varios miles de médicos. Hoy, muchos doctores (probablemente más de 1,000 en los Estados Unidos) usan el Myers. Algunos han hecho modificaciones posteriores de acuerdo a sus propias preferencias. Preguntando al público que acude a las conferencias y a aquellos en las discusiones informales con los colegas, el autor aún tiene que encontrar a un médico cuya experiencia con este tratamiento haya diferido significativamente de la suya.
A pesar de los muchos informes anecdóticos positivos, hay sólo una pequeña cantidad de investigación publicada que apoya el uso de este tratamiento. Hay una sola prueba no controlada en la que el Myers fue  beneficioso para el tratamiento de síndromes músculo-esqueletales dolorosos, incluyendo la fibromialgia. Se ha reportado que el magnesio intravenoso por sí solo, principalmente en los ensayos abiertos, es eficaz contra la angina, migrañas agudas, dolores racimados de cabeza, depresión, y el dolor crónico. En años recientes, pruebas de doble ciego han mostrado que el magnesio IV puede abortar rápidamente ataques agudos de asma. Hay también varios casos publicados informando que el calcio IV proporcionó un alivio rápido para el asma o para reacciones anafilácticas.
Este papel presenta un raciocinio para el uso de la terapia nutriente IV, pasa revista a la investigación clínica publicada pertinente, describe experiencias clínicas personales usando el Myers’, y discute los efectos colaterales potenciales y las precauciones.

LA BASE TEÓRICA PARA LA NUTRIENTE-TERAPIA IV
La administración intravenosa de nutrientes puede lograr concentraciones séricas no asequibles con la administración oral, o incluso intramuscular (IM). Por ejemplo, conforme la dosis oral de vitamina C aumenta progresivamente, la concentración sérica del ascorbato tiende a acercarse a un límite superior, como resultado de tanto la saturación en la absorción gastrointestinal y un marcado aumento en el despachamiento renal de la vitamina. Cuando la ingesta diaria de la vitamina C aumenta 12-veces, de 200 mg/día a 2,500 mg/día, la concentración plasmática aumenta por sólo 25 por ciento, de 1.2 a 1.5 mg/dL. El nivel más alto informado para la vitamina C en suero después de la administración oral de dosis farmacológicas de la vitamina es de 9.3 mg/dL. Por contraste, la administración IV de 50 g/día de vitamina C producía un nivel plasmático máximo promedio de 80 mg/dL. Similarmente, la suplementación oral con magnesio resulta en poco o ningún cambio en las concentraciones de magnesio sérico, mientras la  administración IV puede doblar o triplicar los niveles séricos, por lo menos durante un corto período de tiempo.
Se ha mostrado que varios nutrientes ejercen efectos farmacológicos, que son en muchos casos dependientes de la concentración del nutriente. Por ejemplo, se ha demostrado un efecto antiviral de la vitamina C a una concentración de 10- 15 mg/dL, un nivel lograble con IV pero no con la terapia oral. A una concentración de 88 mg/dL in vitro, la vitamina C  destruyó el 72 % de la histamina presente en el medio. No se testearon concentraciones menores, pero es posible que los niveles séricos logrables de vitamina C suministrando varios gramos en un empujón IV producirían un efecto antihistamínico in vivo.  Tal efecto tendría implicaciones para varias condiciones alérgicas. Los iones de Magnesio promueven la relajación de tanto el músculo liso vascular como bronquial –efectos que podrían ser útiles en el tratamiento agudo de la angina vasoespástica y el asma bronquial, respectivamente. Es probable que estos y otros nutrientes ejerzan efectos farmacológicos adicionales, pero todavía no identificados, cuando están presentes en altas concentraciones.
Además de tener efectos farmacológicos directos, la nutriente-terapia IV puede ser más eficaz que el tratamiento oral o IM para corregir los déficits de  nutrientes intracelulares. Algunos nutrientes están presentes en concentraciones mucho más altas en las células que en el suero. Por ejemplo, la concentración promedio de magnesio en las células miocardiales es 10 veces superior que la concentración extracelular. Esta proporción se mantiene en las células saludables a través de un sistema de transporte activo que continuamente bombea los iones de magnesio hacia las células contra la pendiente de concentración. En ciertos estados de la enfermedad, la capacidad de las bombas membránicas para mantener normales las pendientes de concentración  queda comprometida. En un estudio, la concentración promedio de magnesio miocardial era 65 % más bajo en los pacientes con cardiomiopatía que en los controles saludables, implicando una reducción en la tasa intracelular-a-extracelular a menos de 4-a-1. Como el magnesio juega un papel importante en la producción de energía mitocondrial, la deficiencia de magnesio intracelular puede exacerbar la deficiencia cardiaca y puede llevar a un ciclo vicioso de pérdida extensa de magnesio intracelular y a una deficiencia cardiaca más severa.
La administración intravenosa de magnesio, al producir un marcado pero transitorio aumento en la concentración sérica, provee una ventana de oportunidad para las células dolientes de absorber magnesio en contra de una menor gradiente de concentración. Los nutrientes absorbidos por las células luego de una infusión IV podrían eventualmente volverse a fugar, pero quizás alguna sanación pueda que ocurra antes de la fuga. Si las células son repetidamente “inundadas” con nutrientes,  la mejoría podría ser cumulativa. Ha sido la observación del autor de que algunos pacientes que reciben una serie de inyecciones IV se vuelven progresivamente más saludables. En estos pacientes el intervalo entre los tratamientos puede incrementarse gradualmente, y eventualmente las inyecciones se hacen innecesarias.
Otros pacientes requieren inyecciones regulares durante un período indefinido para controlar sus problemas médicos. Esta dependencia de inyecciones IV podría ser plausiblemente el resultado de cualquiera de los siguientes: (1) un deterioro genéticamente determinado en la capacidad para mantener las normales concentraciones intracelulares de nutrientes (2) un error innato en el metabolismo que sólo puede controlarse manteniendo una  concentración más alta que la normal de un nutriente particular; o (3) la gotera renal de un nutriente. En algunos casos, la terapia IV continuada puede ser necesaria porque un estado enfermizo se encuentra muy avanzado para ser reversible.

El COCKTAIL MYERS MODIFICADO
Léase en la tabla # 1 los nutrientes que constituyen el Myers modificado.
El Dexpanthenol es la forma inyectable comercialmente asequible del ácido pantoténico (vitamina B5). Un mililitro del complejo B 100 contiene 100 mg cada uno de tiamina y niacinamida, y 2 mg cada una de riboflavina, dexpanthenol y piridoxina.

Tabla 1. Nutrientes en el  Cocktail Myers

  • Cloruro de Magnesio hexahidrato 20% (magnesio)                    2-5 mL
  • Gluconato de Calcio 10% (calcio)                                             1-3 mL
  • Hidroxicobalamina 1,000 mcg/mL (B12)                                    1 mL
  • Hidrocloruro de Piridoxina 100 mg/mL (B6)                               1 mL
  • Dexpanthenol 250 mg/mL (B5)                                                 1 mL
  • Complejo B  100 (complejo B)                                                  1 mL
  • Vitamina C 222 mg/mL (C)                                                       4-20 mL


Todos los ingredientes son combinados en una jeringa y se agregan 8-20 mL de agua estéril (ocasionalmente más) para reducir la hipertonicidad de la solución. Después de mezclar suavemente, volviéndose la jeringa unas veces, la solución se administra despacio, normalmente encima de un período de 5-15 minutos (dependiendo de las dosis de minerales usados y en la tolerancia individual), a través de una  aguja mariposa 25G. Ocasionalmente dosis menores o más grandes de aquellas listadas en la tabla 1 se han usado. Se suministran a menudo las dosis bajas a ancianos o a pacientes frágiles, y a aquellos con hipotensión. Las dosis para niños son más bajas que aquellas listadas, y se reducen aproximadamente en proporción al peso del cuerpo. El régimen más comúnmente usado ha sido 4 mL magnesio, 2 mL calcio, 1 mL cada uno de B12, B6, B5, y complejo B, 6 mL de vitamina C, y 8 mL agua estéril.
La siguiente es una revisión de condiciones tratadas exitosamente con el Myers’. El número de pacientes tratados y la proporción que respondió son, por la mayor parte, estimaciones.
ASMA
Caso #1: Un muchacho de cinco-años de edad presentó un historial de asma con dos-años de duración. Durante los 12 meses anteriores él había sufrido 20 ataques de asma lo bastantes severos como para requerir una visita al departamento de emergencia de hospital. Sus síntomas parecían ser exacerbados por varias comidas, y las pruebas superficiales habían sido positivas para 23 de 26 inhalantes probados. Su tratamiento inicial consistió en identificación y anulación de los alimentos alergénicos, así como una suplementación oral diaria con piridoxina (50 mg), vitamina C (1,000 mg), calcio (200 mg), magnesio (100 mg), y ácido pantoténico (100 mg), en dos dosis divididas con las comidas. En este régimen, él experimentó una marcada mejora, y no tuvo ningún ataque de asma que requiriese de cuidados médicos hasta casi 11 meses después de su visita inicial.
Para ese entonces el niño, ahora seis años de edad, se presentó para una visita de emergencia con un jadeo leve pero persistente y con respiración dificultosa. Se le dio una infusión IV lenta que contenía 6 mL de vitamina C, 1.4 mL magnesio, y 0.5 mL cada uno de calcio, complejos B12, B6, B5, y B. Los síntomas se resolvieron a los dos minutos y no se repitieron.
A lo largo de los siguientes ocho años y tres meses, él recibió un total de 63 tratamientos IV para exacerbaciones agudas de asma. En la mayoría en las instancias, una sola inyección producía marcada mejora o el alivio completo dentro de dos minutos, y los síntomas agudos no se repitieron. De vez en cuando, una segunda inyección se necesitó después de un período de 12 horas a dos días, y durante un episodio se requirieron tres tratamientos a lo largo de un período de cuatro-días. Cuando el paciente creció, las dosis nutrientes fueron aumentadas gradualmente; a la edad de 10 él estaba recibiendo 10 mL de vitamina C, 3 mL magnesio, 1.5 mL calcio, y 1 mL cada uno de complejo Bl2, B6, B5, y B.
El tratamiento no tuvo éxito solo una vez; y en esa ocasión el paciente presentó urticaria generalizada, angioedema, e inusualmente asma severa, luego de la inadvertida ingestión de un colorante artificial de comida (FD&C red #40) y otros alérgenos potenciales. Tres inyecciones separadas suministradas a lo largo de un periodo de 60 minutos produjeron una mejoría transitoria cada vez. Sin embargo, los síntomas retornaron, y fue llevado a emergencias y hospitalizado.
A pesar del fracaso de ese solo tratamiento, el paciente y sus padres reportaron que la terapia nutriente IV operaba con mayor velocidad, producía una mejoría más sostenida, y causaba considerablemente menores efectos colaterales
El autor ha tratado aproximadamente una docena de asmáticos (principalmente entre adultos) con el Myers para tratar ataques agudos de asma; en la mayoría de los casos, ocurrió una marcada mejora o alivio completo a los pocos minutos. Algunos pacientes recibieron inyecciones de mantenimiento una vez semanalmente o cada dos semanas durante tiempos difíciles y reportaron que los tratamientos mantuvieron el asma bajo un mejor control.
El magnesio intravenoso está ahora bien documentado como un tratamiento efectivo para el asma agudo. En un estudio, 38 pacientes con una aguda exacerbación de asma moderada-a-severa que no habían respondido a la terapia convencional beta-agonista fueron aleatoriamente asignados para recibir, de un modo doble ciego, infusiones IV de ya sea sulfato de magnesio (1.2 g a lo largo de un periodo de 20 minutos) o placebo (salino) La tasa respiratoria de flujo pico mejoró a un grado significativamente mayor en el grupo magnesio (225 a 297 L/min) que en el grupo placebo (208 a 216 L/min). Además, la tasa de hospitalización fue significativamente menor en el grupo magnesio que en el grupo placebo  (37% vs. 79%; p <0.01). Ningún paciente tuvo una significativa caída en la presión sanguínea ni un cambio en la tasa cardiaca luego de recibir el magnesio.
En un segundo estudio doble-ciego, 149 pacientes con asma aguda que estaban siendo tratados con beta-agonistas inhalados y esteroides IV se asignaron al azar para recibir una infusión IV de sulfato de magnesio (2 g a lo largo de 20 minutos) o placebo salino, empezando 30 minutos después de la presentación. Entre los pacientes con asma severa (definido como el volumen espiratorio forzado en 1 segundo [FEV1] menos del 25 % del valor predicho) comparados con el placebo, el magnesio redujo significativamente la tasa de hospitalización (33.3% vs. 78.6%; p < 0.01) y significativamente mejoró el FEV1. Sin embargo, el tratamiento con magnesio no tuvo ningún beneficio en los pacientes con asma moderada (definido como FEV1 basal entre 25 y 75 % del valor predicho).
En dos estudios placebo-controlados de niños asmáticos, el sulfato del magnesio IV mejoró la función pulmonar y redujo las tasas de hospitalización significativamente durante exacerbaciones agudas que no respondían a la terapia convencional. Una dosis de 40 mg por kg de peso corporal (dosis máxima, 2 g) suministrada a lo largo de un período de 20-minutos parecía ser más eficaz que 25 mg por kg.  Dosis más altas de sulfato de magnesio IV (10-20 g a lo largo de 1 hora, seguido de  0.4 g por hora durante 24 horas) se han usado con éxito en el tratamiento de asmáticos en estado amenazante de la vida. En unos cuantos estudios, el magnesio IV no mejoró la función pulmonar ni llegó a reducir la necesidad de hospitalización. Sin embargo, un meta-análisis de siete ensayos aleatorizados concluyó que el magnesio IV redujo la necesidad de hospitalización en 90 % entre los pacientes con asma severa, aunque el tratamiento no fue beneficioso para los pacientes con asma moderada.
El calcio es el único otro componente del Myers que se ha estudiado como un tratamiento para las exacerbaciones agudas del asma. En un reporte temprano, una serie de infusiones IV de cloruro de calcio aliviaron los síntomas del asma en tres pacientes consecutivos, ocurriendo el alivio casi inmediatamente después de algunas inyecciones. La administración intravenosa e IM de una sal de calcio no especificada inhibió temporalmente las reacciones anafilácticas severas en otros dos pacientes.
Otros nutrientes además del magnesio y calcio pueden haber contribuido al efecto beneficioso observado en los pacientes de asma. Las vitaminas orales C y B6 y la vitamina Bl2 IM han sido usadas con cierto éxito contra el asma, aunque ninguno de estos nutrientes se ha probado como un tratamiento para los ataques agudos. Se ha mostrado que la suministración intramuscular de niacinamida  reduce la severidad del asma experimentalmente inducida en los cuyes, y el ácido pantoténico parece tener un efecto anti-alérgico en los humanos.
En una ocasión, el ataque de asma de un paciente se trató exclusivamente con magnesio IV. Aunque los síntomas se resolvieron rápidamente, ellos volvieron dentro de 10-15 minutos. Los componentes restantes del Myers (sin el magnesio adicional) fueron entonces administrados, y los síntomas desaparecieron casi inmediatamente y no volvieron. Así, parece que el Myers  es más eficaz que el magnesio a solas para el tratamiento de ataques de asma.
MIGRAÑA
Caso #2: Una mujer de 44-años de edad padecía de frecuentes migrañas que parecían ser activadas en muchos casos por exposición a químicos medioambientales o, de vez en cuando, a la ingestión de comidas a las que ella era alérgica. La terapia de desensitización alérgica había proporcionado muy poco beneficio. A lo largo de un período de seis-años, se le suministró a la paciente terapia IV en aproximadamente 70 ocasiones para las migrañas. Casi todas estas inyecciones produjeron una mejora considerable o alivio completo a los pocos minutos, aunque algunos tratamientos fueron ineficaces. A través del ensayo y error, se determinó que su régimen más eficaz era de 16 mL vitamina C, 5 mL magnesio, 4 mL calcio, 2 mL B6, y 1 mL cada uno del complejo Bl2, B5, y B. Se encontró que la dosis de 4-mL calcio proporcionaba un mejor alivio que las dosis más bajas de calcio.
A lo largo de los años, una media docena de otros pacientes se han presentado una o más veces con una migraña aguda. En casi cada caso, el Myers produjo una respuesta satisfactoria a los pocos minutos.
Se ha demostrado el efecto beneficioso del magnesio IV como un tratamiento para la migraña en recientes ensayos clínicos. En un estudio, 40 pacientes con migraña aguda recibieron 1 g sulfato de magnesio a lo largo de un período de cinco-minutos. Quince minutos después de la infusión, 35 pacientes (87.5%) reportaron por lo menos  una reducción del 50-por ciento del dolor, y nueve pacientes (22.5%) experimentaron un alivio completo. En 21 de los 35 pacientes que se beneficiaron, la mejoría persistió durante 24 horas o más. Pacientes con una  concentración sérica de magnesio ionizado inicialmente baja  (menos de 0.54 mMol/L) eran significativamente más propensos a experimentar una mejoría duradera que los pacientes con niveles séricos de magnesio ionizado que inicialmente eran más altos. En un ensayo ciego que incluyó a 30 pacientes con migraña aguda, la administración IV de sulfato de magnesio (1 g a lo largo de 15 minutos) alivió completa y permanentemente el dolor en 13 de 15 pacientes (86.6%), considerando que ningún paciente en el grupo placebo se llegó a liberar del dolor (p < 0.001 para la diferencia entre los grupos). Además, el tratamiento con magnesio resultó en la rápida desaparición de náusea, vómito, y fotofobia en 14 pacientes que habían experimentado esos síntomas.
También se ha reportado que una sola dosis de 1-g de sulfato de magnesio llega a  abortar un episodio de dolores de cabeza en racimo en 7 de 22 pacientes (32%), y una serie de tres a cinco inyecciones proporcionó un alivio sostenido en dos pacientes adicionales (9%).
No está claro si el Myers es más eficaz que el magnesio solo para las migrañas; sin embargo, un paciente experimentó un notorio beneficio con el calcio IV.

FATIGA
Muchos pacientes con fatiga no explicada han respondido al Myers, con resultados que duraban sólo unos cuantos días o tanto como varios meses. Los pacientes que se beneficiaron a menudo regresaban a su propia discreción para otro tratamiento cuando el efecto se había gastado. Un paciente con fatiga asociada con una hepatitis B crónica experienció una marcada y progresiva mejoría en niveles de energía con inyecciones semanales o bimensuales.
Aproximadamente 10 pacientes con síndrome de fatiga crónica (CFS) recibieron un mínimo de cuatro tratamientos (usualmente una vez por semana durante cuatro semanas), con más de la mitad mostrando una clara mejoría. Un paciente experimento un beneficio dramático después de la primera inyección, mientras que en otros casos tres o cuatro inyecciones tuvieron que ser suministradas antes de que fuese evidente la mejoría. Unos cuantos pacientes se hicieron progresivamente más saludables con inyecciones continuas y pudieron eventualmente dejar el tratamiento. Muchos otros no pudieron sobreponerse a sus enfermedades, pero inyecciones periódicas les ayudaba a funcionar mejor.
Hay algo de apoyo en la investigación para el uso del magnesio parenteral en pacientes con fatiga. Un estudio encontró una magnesio deficiencia, demostrada por un test de carga de magnesio IV, en el 47% de 93 pacientes con fatiga crónica no explicada, incluyendo 50 con CFS. En un segundo estudio, la concentración promedio del magnesio eritrocítico era significativamente más baja en 20 pacientes con CFS que en controles saludables.
Como un brazo de segundo estudio, 32 pacientes con CFS fueron aleatoriamente asignados para recibir, en modo doble-ciego, 1 g de sulfato de magnesio IM o placebo, una vez por semana durante 6 semanas. Doce (80%) de 15 pacientes con magnesio reportaron mejoría (ejemplo, más energía, un mejor estado emocional, y menos dolor) y la fatiga se eliminó completamente en 7 casos. Por contraste, solo tres (18%) de los 17 pacientes placebo-tratados mejoraron (p = 0.0015 para la diferencia entre grupos), y en ningún caso se eliminó la fatiga completamente. De acuerdo a un reporte, por lo menos la mitad de los pacientes CFS con magnesio deficiencia se benefició con la suplementación de magnesio oral; sin embargo, algunos pacientes necesitaron inyecciones IM. Otros investigadores, usando el test de carga de magnesio IV, no encontraron evidencia de magnesio deficiencia en pacientes con CFS, y no observaron mejoría en los síntomas tras una sola infusión de sulfato de magnesio (6 g in una hora).
Se ha reportado que la vitamina B12, suministrada IM, es beneficiosa para pacientes con fatiga no explicada, así como para aquellos con CFS. Mientras que los resultados obtenidos con el Myers podrían ser atribuibles en parte a la vitamina B12, muchos pacientes que respondieron a la terapia IV obtuvieron poco o ningún beneficio al suministrarles IM la vitamina B12 por si sola.

FIBROMIALGIA
Caso #3: Una mujer de 48 años se presentó con una historia de 6 años de mialgias y artralgias más o menos constante, con dolor en el cuello, la espalda, la cadera y tirantez en el brazo izquierdo. Seis meses antes se le encontró que tenía una elevada tasa de sedimentación (50 mm/hr). Un reumatólogo le diagnosticó con una posible polimialgia reumática aunque el diagnostico de fibromialgia también fue considerado. Su historia también era significativa en migrañas como 8 veces por año y una congestión nasal crónica. El examen físico reveló músculos extremadamente tiesos, con un reducido rango de movimiento en muchas áreas de su cuerpo.
A la paciente se le suministró una prueba terapéutica consistente en 6 mL de vitamina C, 4 mL magnesio, 2.5 mL calcio, y 1 mL cada uno de B12, B6, B5, y complejo B. al final de la inyección, se levantó de la mesa y, con una mirada de asombro anunció que sus dolores musculares y articulares habían desaparecido por primera vez en 6 años. Este tratamiento se repitió después de una semana (momento en el cual sus síntomas no habían retornado), seguido por cada otra semana durante varios meses, y luego una vez por mes durante tres años. Su régimen inicial también incluyó la identificación y evitación de alimentos alérgicos y tratamiento con una baja dosis de tiroides desecada (eventualmente estabilizada a 60 mg por día). Ela descubrió que al consumir azúcar refinada se producían mialgias y artralgias, y que la hormona tiroidea mejoraba su nivel de energía, su humor, y su bienestar global. Durante los tres años con inyecciones de mantenimiento mensual ella reportó que los síntomas empezarían a recurrir si ella se mantenía más de un mes sin hacerse tratamientos. Sin embargo, no volvieron a ser tan severos como lo fueron hasta antes de empezar la terapia IV.
El autor ha suministrado el Myers a aproximadamente 30 pacientes con fibromialgia; la mitad a experimentado una mejoría significativa, en unos cuantos casos después de la primera inyección, pero más a menudo después de tres o cuatro tratamientos.
El efecto benéfico de la terapia de nutrientes parenterales ha sido confirmado por un estudio publicado únicamente como abstract. Ochenta y seis pacientes con síntomas musculares crónicos que incluían dolor miofacial, daños relapsantes en los tejidos suaves, y fibromialgia, recibieron inyecciones IM o IV de magnesio, ya sea a solas o en combinación con calcio, vitaminas B y vitamina C. Una mejoría ocurrió en el 74% de los pacientes; de estos, el 64% requirió 4 o menos inyecciones para resultados óptimos. Una minoría de pacientes requirió magnesio oral o parenteral a largo plazo para mantener la mejoría. La respuesta positiva al magnesio parenteral es consistente con la observación de que casi la mitad de los pacientes con fibromialgia tienen deficiencia intracelular de magnesio, a pesar de tener niveles séricos normales del mineral.
DEPRESION
Caso #4: Un hombre de 46 años presentó una historia de depression y ansiedad desde la niñez. Había estado en psicoanálisis durante los últimos 8 años. Una prueba terapéutica con nutrientes IV fue tomada en cuenta porque el paciente reportó que el consumo de alcohol (que se sabe depleta el magnesio) agravaba sus síntomas, y porque estaba tomando el diurético tiazide para la hipertensión (que también depleta el magnesio). Se le suministró inicialmente 1 mL cada uno de magnesio, B12, B6, B5, y complejo B, que resultó  en una reducción del 70-80% de sus síntomas durante 1 semana. Una segunda inyección produjo una respuesta similar que duró dos semanas. A través de ensayo y error se determinó que el tratamiento más efectivo era de 5 mL magnesio, 3 mL complejo B, y 1 mL cada uno de B12, B6 y B5. La adición del calcio a la inyección parecía bloquear los beneficios. Se intentaron tanto la administración oral e intramuscular de los mismos nutrientes pero fueron ineficaces. Inyecciones semanales proveyeron casi un completp alivio de los síntomas y le permitieron descontinuar su psicoterapia. El paciente notó que inyecciones rápidamente administradas proveían el alivio de mayor duración que las inyecciones lentamente administradas. Por lo tanto la tasa de infusión fue incrementada cuidadosa y progresivamente, sin causar efectos colaterales adversos ni cambios en la presión sanguínea o en la tasa cardiaca. El paciente reportó que cuando el tratamiento se le suministraba a lo largo de 1 min, el efecto duraba aproximadamente 2 semanas, mientras que una inyección más lenta (como de 5 minutos) duraba sólo una semana. Aproximadamente cuatro años después del tratamiento inicial, pudo reducir la frecuencia de las inyecciones a 1 vez al mes o menos.
Muchos otros pacientes con depresión y/o ansiedad han mostrado una respuesta positiva al Myers. Sin embargo, este tratamiento no debería ser considerado la terapia de primera línea en casos de depresión mayor. Parece ser de ayuda únicamente en ciertos subtipos de individuos deprimidos, tales como aquellos que también sufren de fibromialgia, migrañas, estrés excesivo, o exacerbaciones alcohol-inducidas. Shealy et al han observado el efecto antidepresante del magnesio IV en algunos pacientes con dolor crónico.

ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR
Caso #5: un hombre de 79 años fue atendido en casa con una falla cardiaca en su estadio final, después de haber padecido cuatro infartos miocardiales. Durante los 12 meses previos, pasados mayormente en el hospital, se había empeorado progresivamente; su fracción de eyección había caído a 19% y su peso corporal había declinado de 171 libras a un estado severamente caquéctico de 113 libras. Había sido confinado a la cama y la mayor parte del tiempo requería oxigeno suplemental. También tenía la enfermedad arterial oclusiva periférica severa, lo cual había resultado en el desarrollo de una gangrena en seis dedos del pie. Un angiograma periférico reveló una oclusión completa de ambas arterias femorales-poplítea, sin flujo sanguíneo detectable a las extremidades distales. Dos cirujanos vasculares independientes habían recomendado amputaciones bilaterales por encima de la rodilla para impedir el desarrollo de septicemia. Sin embargo, el cardiólogo le aconsejó al paciente de que su corazón no duraría más de otro mes, de modo tal que el paciente declinó las amputaciones.
Fue tratado con inyecciones IM semanales de sulfato de magnesio (1 g) durante 8 semanas, y se le prescribió suplementación oral con vitaminas C y E, complejo B, ácido fólico y zinc. Las inyecciones de magnesio parecían reducir considerablemente el dolor en sus dedos gangrenados, con el beneficio durando cerca de 5 días cada vez. Seis semanas después de la primera inyección, su fracción de eyección había aumentado del 19% al 36% y dejó de requerir oxigeno suplemental. Luego de 8 semanas, las inyecciones IM fueron reemplazadas por inyecciones IV semanales, que consistían de 5 mL de magnesio, 1 mL de cada uno de B12, B6, B5, y complejo B, y una preparación de mineral traza de baja dosis (0.2 mL) que contenía: zinc, cobre, cromo selenio y manganeso (MTE-5). Después de un total de 18 meses, su peso había aumentado de 113 a 147 libras, lo cual es notable, ya que la caquexia cardiaca es generalmente considerada como irreversible. Además, las áreas gangrenadas de sus dedos se habían recuperado y habían sido reemplazados casi enteramente por tejidos saludables. La terapia intravenosa continuó y eventualmente se redujo a una inyección cada 15 días. El paciente vivió 8 años más y murió a la edad de 87 de fallas orgánicas múltiples.
Del manojo de otros pacientes con angina o falla cardiaca que recibieron inyecciones IV o IM de magnesio (con o sin vitaminas B), todos mostraron una mejoría significativa. Los resultados con la angina son consistentes con aquellos reportados por otros usando la terapia parenteral de magnesio.

INFECCIONES DEL TRACTO RESPIRATORIO SUPERIOR
Caso #6: un hombre de 40 años presentó un resfriado y una historia de fatiga de un día, congestión nasal y rinorrea. Se le administró una infusión IV de 16 mL vitamina C, 3 mL magnesio, 1.5 mL calcio, y 1 mL cada uno de Bl2, B6, B5, y complejo B. Al final del tratamiento de 10 minutos estaba libre de síntomas.  Los síntomas del resfriado retornaron al día siguiente pero eran 10% menos severos que antes de la inyección.
Entre un cuarto y un tercio de los pacientes que recibieron el Myers por una infección respiratoria aguda experimentaron una marcada mejoría, ya sea inmediatamente o a la mañana siguiente. Aproximadamente la mitad de los pacientes sometidos a este tratamiento reportaron que acortaba la duración de sus enfermedades. Los pacientes que se beneficiaban tendían a tener una respuesta similar si eran tratados por una infección subsecuente, mientras que aquellos que no respondían tendían a permanecer sin responder.
Caso #7: una mujer de 32 años de edad tenía una larga historia de sinusitis crónica. La evitación de alimentos alergénicos y la suplementación oral con vitamina C y otros nutrientes habían provisto únicamente un beneficio mínimo. Se le administró una infusión IV de 20 mL vitamina C, 4 mL magnesio, 2 mL calcio, y 1 mL cada uno de Bl2, B6, B5, y complejo B; este protocolo se repitió al día siguiente.  Al momento en que las inyecciones fueron suministradas ella había estado experimentando problemas persistentes con sus senos paranasales por un año. Sus síntomas desaparecieron rápidamente después de las inyecciones y se mantuvo relativamente libre de síntomas por más de seis meses. El mismo tratamiento suministrado en fechas posteriores también fue beneficioso, aunque el beneficio no fue tan pronunciado como la primera vez.
Otro paciente con sinusitis crónica tuvo una respuesta similar a las inyecciones continuas, mientras que unos cuantos otros no mostraron mejoría.

RINITIS ALERGICA ESTACIONAL
Caso #8: un hombre de 38 años de edad tenía una larga historia de rinitis alérgica estacional, que ocurría cada primavera y le duraba cerca de 1 mes. Los síntomas incluían congestión nasal, ojos con picor y fatiga. Durante un periodo sintomático, una infusión IV de 12 mL vitamina C, 3 mL magnesio, y 1 mL cada uno de B12, B6, B5 y complejo B proveyó un rápido alivio Este  tratamiento se repitió como fue necesario durante la estación de la fiebre de heno (una vez a la semana o menos) y controló exitosamente sus síntomas. En años subsecuentes el paciente empezó los IVs mucho antes de, y los repitió periódicamente durante la estación de fiebre de heno; este abordaje impidió el desarrollo de síntomas.

RETIRO DE ADICCION NARCOTICA
Caso #9: un hombre de 35 años de edad adicto a la morfina vino a la oficina en los tempranos estadios de retiro, con diaforesis y agitación extrema. Se le suministró una infusion IV de 16 mL vitamina C, 5 mL magnesio, 2.5 mL calcio, y 1 mL cada uno de B12, B6, B5, y complejo B. En su estado agitado no pudo sentarse quieto sobre la mesa de examen, así es que caminó por el pasillo con una aguja mariposa en su brazo. A la mitad de la inyección, pudo sentarse quieto, y al final de la inyección sus síntomas de retiro habían sido aliviados. Los síntomas regresaron 36 horas después; por lo que regresó para otro tratamiento, lo cual otra vez alivio los síntomas a los pocos minutos. Retornó al día siguiente, aun asintomático, para una tercera inyección, lo cual lo llevó sin eventos a través del resto del periodo de retiro.
URTICARIA CRONICA
Caso #l0: una mujer de 71 años de edad tenía urticaria crónica con chupos en alguna parte de su cuerpo casi todos los días por 10 años. Una dieta eliminatoria de alergias y una suplementación oral con vitamina C y otros nutrientes proveyó poco o ningún alivio. Se le suministró una infusión IV de 12 mL vitamina C, 3 mL magnesio, 1.5 mL calcio, y 1 mL cada uno de B12, B6, 85, y complejo B. El mismo tratamiento se repitió al día siguiente. Después de estas inyecciones los chupos resolvieron rápidamente y no reaparecieron por más de un año. Cuando las lesiones volvieron a aparecer, el tratamiento IV se repitió pero no fue efectivo.

DESEMPEÑO ATLETICO
Case #11: un colegial de 18 años, luchador de 235 libras desarrolló una enfermedad parecida a la influenza 4 días antes de un torneo principal. Dos días antes del torneo de tres días, cuando parecía que no iba a poder participar del evento, se le suministró una inyección IV de 16 mL vitamina C, 5 mL magnesio, 2.5 mL calcio, y 1 mL cada uno de B12, B6, B5, y complejo B.  A la mañana siguiente comentó que tenía más energía que la que había tenido en toda su vida. Este empuje de energía persistió durante la duración del torneo, del cual salió en el segundo lugar; el mejor desempeño que en cualquier otro momento de su carrera.
En esta era en la que muchos atletas están usando drogas que aumentan el desempeño, no es la intención del autor fomentar que los atletas busquen otro “empujón”  mediante los nutrientes IV. Sin embargo, este caso demuestra que los factores nutricionales pueden jugar un rol importante en el desempeño atlético.

HIPERTIROIDISMO
Dos pacientes con hipertiroidismo fueron tratados con el Myers una o dos veces semanalmente durante varias semanas. En un caso, el tratamiento controló los síntomas del hipertiroidismo, aunque no hubo ninguna reducción en los niveles de la hormona tiroidea. Las inyecciones fueron discontinuadas luego de que la terapia médica hubo restaurado los niveles de la hormona a normales. En el otro caso, los síntomas mejoraron notoriamente después de la primera inyección y los tests de función tiroidea, medidos dos semanas después, la habían retornado a normal.
El valor potencial de la terapia nutriente IV para pacientes con hipertiroidismo es apoyado por varios estudios. Niveles de magnesio sérico y eritrocítico se han encontrado bajos en pacientes con la enfermedad de Graves. Además, las inyecciones IM diarias con cloruro de magnesio (20 mL de una solución al 14%) por 3-7 semanas redujo el tamaño de la glándula tiroides y mejoró la condición clínica de tres pacientes con hipertiroidismo. Se reportó que la vitamina B6 intravenosa (50 mg por día) alivió la debilidad muscular en tres pacientes con hipertiroidismo, y estudios con animales indican que la vitamina B12 puede compensar algunos de los efectos adversos del hipertiroidismo experimentalmente inducido.

OTRAS CONDICIONES
El cocktail Myers modificado parece proveer un rápido alivio a pacientes con espasmo muscular agudo resultante de dormir en la posición equivocada o de un sobreuso. También se ha observado que alivia en muchos casos los dolores de cabeza debido a tensión. Un paciente (una mujer de 70 años) con torticules crónica experimentó un moderado alivio del dolor con tratamientos periódicos. De tres pacientes con dismenorrea aguda tratadas con el Myers, dos de ellas experimentaron un alivio del dolor casi instantáneo. Un paciente con enfermedad pulmonar obstructiva crónica recibió intermitentemente inyecciones IV semanales y reportó que los tratamientos mejoraban su fuerza y su respiración.

ELECCION DE INGREDIENTES Y ADMINISTRACION
Al momento de escribir este articulo, la cianocobalamina es una forma extensamente disponible de vitamina B12 inyectable, mientras que la hidroxocobalamina sólo puede obtenerse a través de cierto tipo de farmaceuta. Mientras que ambas formas de vitamina son eficaces, la hidroxocobalamina es preferida porque produce aumentos más prolongados en los niveles séricos de la vitamina B12.
Ha sido la impresión del autor (y la de otros muchos médicos) que algunos pacientes que responden a las inyecciones IM de vitamina B12 no experimentan el mismo beneficio cuando la vitamina B12 es suministrada como parte del Myers. Es posible que la vitamina C u otro componente del Myers destruya algo de la vitamina B12, o que la vitamina B12 IV se pierda más rápidamente en la orina que la vitamina B12 IM. Por consiguiente, para algunos pacientes que reciben la terapia nutriente IV, la vitamina B12 IM se suministra en una jeringa separada.
El magnesio inyectable puede obtenerse ya sea como cloruro de magnesio hexahidrato (solución 20%), comúnmente llamado cloruro de magnesio, o como sulfato de magnesio heptahidrato (solución 50%), comúnmente llamado sulfato de magnesio. Aunque la mayor parte de la investigación clínica se ha llevado a cabo con sulfato de magnesio, algunos expertos prefieren el cloruro de magnesio para el IV debido a su mayor retención en el cuerpo. El autor ha usado el cloruro de magnesio casi exclusivamente para la terapia IV, mientras que se reserva el más concentrado sulfato de magnesio para la administración IM. Para aquéllos que usen el sulfato de magnesio, deberá notarse que 1 g (2 mL de una solución al 50 %) es equivalente a 0.8 g (4 mL de una solución al 20%) de cloruro de magnesio (cada uno conteniendo 4 mMol de magnesio). Además, si se administra el 50% del sulfato de magnesio IV en lugar del 20% de cloruro de magnesio, debería diluirse apropiadamente con agua estéril.
La vitamina C inyectable está actualmente disponible en concentraciones de 222 y 500 mg/mL. El autor usa típicamente la menor concentración para la terapia IV. Si se usa la mayor concentración, deberá diluirse apropiadamente con agua estéril.
De vez en cuando, se incluyeron minerales traza como parte de una infusión nutriente. La dosis usual era de 0.2-0.5 mL de MTE-5, que contiene (por mL): zinc 1 mg, cobre 0.4 mg, cromo 4 mcg, selenio 20 mcg, y manganeso 0.1 mg. La preparación se diluyó seis veces y se administró durante un período de 1-2 minutos con una jeringa separada al final del empujón Myers. Se han notado dos reacciones adversas con 10 mg de zinc suministradas durante un lento empujón IV; por consiguiente, cuando se suministran minerales traza mediante el empuje IV, se usan dosis muy pequeñas. No deben mezclarse minerales traza en la misma jeringa con los componentes del Myers, ya que hacerlo a menudo causa la formación de un precipitado.
EFECTOS COLATERALES Y PRECAUCIONES
El Myers produce a menudo una sensación de calor, particularmente con dosis grandes o una rápida administración. Este efecto parece ser principalmente debido al magnesio, aunque se ha reportado que inyecciones rápidas de calcio producen un efecto similar. La sensación empieza típicamente en el pecho y emigra al área vaginal en las mujeres y al área rectal en los hombres. Para la mayoría de los pacientes el calor no causa incomodidad excesiva; de hecho, algunos pacientes lo disfrutan. Sin embargo, si la infusión se da demasiado rápido, el calor puede ser abrumador. Algunas mujeres experimentan una sensación de placer sexual en asociación con el calor vaginal; en raras ocasiones un orgasmo puede ocurrir durante una infusión IV. Otros pacientes han comentado que su acuidad visual y que su percepción de color se hacen más agudas inmediatamente después de una inyección, como si alguien hubiese prendido las luces. En algunos casos, este efecto dura tanto como uno o dos días.
Una administración demasiado rápida de magnesio puede causar hipotensión, lo cual puede llevar a un estado de liviandad en la cabeza o hasta un síncope. Se deberá aconsejar a los pacientes, que reciban un Myers, a reportar el comienzo de un calor excesivo (lo cual puede ser un heraldo de hipotensión) o un mareo. Si cualquiera de estos síntomas ocurren, la infusión deberá detenerse temporalmente y no ser reasumida hasta que los síntomas se hayan resuelto (usualmente después de 10-30 segundos). Pacientes con una baja presión sanguínea tienden a tolerar menos magnesio que pacientes con presión normal o hipertensión. En una pequeña proporción de pacientes, aun un régimen de baja-dosis dado muy lentamente causa hipotensión persistente; en esos casos, el tratamiento se discontinua usualmente y podría o no intentarse en fechas posteriores.
Aunque una administración demasiado rápida puede tener consecuencias adversas, algunos pacientes parecen experimentar beneficios más pronunciados de infusiones rápidas que de lentas, probablemente debido a las más altas concentraciones séricas de nutrientes. Mientras que ambos los riesgos y los beneficios deberán tomarse en cuenta para determinar una tasa de infusión,  cuando en duda deberemos errar en el lado de la seguridad. Al administrar el Myers por primera vez a un paciente, es mejor dar 0.5-1.0 mL y luego esperar 30 segundos o más antes de proceder con el resto de la infusión. Hacerlo de esta manera ayudar a distinguir entre una reacción vasovagal y una respuesta hipotensiva a los compuestos inyectados. Pacientes que experimentan una reacción vasovagal al principio de la infusión pueden usualmente tolerar el resto del tratamiento después de que la reacción ha desaparecido.
Para ancianos e individuos frágiles, sería más aconsejable empezar con dosis más bajas que aquellas listadas en la tabla 1, o considerar la administración IM de magnesio y vitaminas B como una alternativa a la terapia IV. Sin embargo, muchos pacientes ancianos han tolerado, y se han beneficiado de la terapia IV.
Pacientes que son deficientes en ambos magnesio y potasio podrían tener un influjo de potasio hacia sus células después de recibir magnesio IV. Esto ocurre debido a que el magnesio activa la bomba membránica que promueve la absorción intracelular del potasio. El desplazamiento del potasio desde el suero hacia el espacio intracelular puede detonar una hipokalemia. El autor ha visto dos pacientes desarrollar calambres musculares severos varias horas después de recibir un Myers; ambos pacientes habían estado tomando medicamentos conocidos por depletar el potasio. La hipokalemia también aumenta el riesgo de arritmias cardíacas digoxina-inducidas. Desde que era residente de primero año, inconsciente de este problema potencial, el autor administró magnesio IV en el hospital a una anciana que estaba tomando digoxina y un diurético depletor del potasio. Ella rápidamente desarrolló una arritmia que requirió un tratamiento de corto plazo en la unidad de cuidados intensivos.
Los pacientes considerados como riesgos de deficiencia de potasio incluyen aquellos que toman diuréticos potasio-depletores, beta-agonistas, o glucocorticoides; aquellos con diarrea o vomito; y aquellos que están generalmente mal nutridos. Si el paciente es hipokalémico, la hipokalemia deberá corregirse antes de considerar la terapia de magnesio IV. Sin embargo, una concentración normal de potasio sérico no es una garantía en contra de una depleción intracelular de potasio. Para pacientes considerados como un riesgo de potasio-deficiencia, se recomienda la administración de 10-20 mEq de potasio oralmente justo antes de la infusión, y otra vez 4-6 horas después. Después de que instituimos esta práctica, no volvimos a encontrar problemas de calambres musculares magnesio-inducidos.
Desalentamos fuertemente la adición de aun pequeños montos de potasio a un empujón IV, debido al riesgo teórico de activar una arritmia durante el primer pase cuando el bolo alcance el sistema conductor cardíaco.
El calcio intravenoso se contraindica a pacientes tomando digoxina. Además, la hipercalcemia puede causar arritmias cardíacas. Por esa razón, el autor ha tendido a omitir el calcio fuera del Myers al tratar pacientes con enfermedad cardiaca, aunque no hay ninguna evidencia fuerte de que sea peligroso para tales pacientes.
Se han reportado reacciones anafilácticas a la tiamina IV en raras ocasiones. Sólo se han identificado tres de tales reacciones en la literatura americana desde 1946. Sin embargo, en la literatura mundial, un total de 9 muertes atribuidas a la administración de tiamina se reportaron entre 1965 y 1985. Estas reacciones han ocurrido después de administración oral, IV, IM, o subcutánea, y se cree que se deben en parte a la liberación no especifica de la histamina. Se han visto las reacciones de anafilácticas más a menudo después de administraciones múltiples de tiamina. En el Reino Unido, entre 1970 y 1988, hubieron aproximadamente cuatro reportes de reacciones anafilactoides por cada millón de ampollas de vitaminas B IV vendidas, y un reporte por cada 5 millones de ampollas IM vendidas.
Es posible que el riesgo de anafilaxis detonada por el Myers sea aun más bajo que el bajo riesgo asociado con el uso de tiamina IV. Muchos pacientes que reciben tiamina parenteral son alcohólicos, y el alcoholismo frecuentemente causa deficiencia de magnesio. Estudios con animales sugieren que la suplementación con tiamina en presencia de magnesio deficiencia incrementa la severidad de la deficiencia de magnesio. Una deficiencia de magnesio puede llevar a una liberación espontánea de histamina, y se ha reportado que aumenta la incidencia de anafilaxis experimentalmente inducida en animales. La presencia de magnesio en el Myers podría, por lo tanto, reducir el riesgo de una reacción anafiláctica a la tiamina. Es más, ya que el Myers se ha usado para tratar asma y urticaria con éxito, es probable que la fórmula en total proporcione profilaxis en contra de la anafilaxis. Sin embargo, los médicos que administren nutrientes IV deberán estar preparados para manejar la rara reacción anafiláctica.
Un pequeño número de pacientes (aproximadamente uno por ciento) se sentía “fuera de sí mismos” hasta un día después de recibir una inyección y, en dos casos, esta reacción duró una y dos semanas, respectivamente. No está claro si estas reacciones eran debidas a los preservantes en algunas de las preparaciones inyectables (por ejemplo, alcohol bencílico, el metilparabenos, y otros) o a los nutrientes en si mismos. En la mayoría de los casos (incluyendo unos cuantos pacientes con asma) se usaron productos que contenían preservantes debido a que el uso de envases multidosis reducían el costo del tratamiento para el paciente. Sin embargo, para algunos individuos con sensibilidades químicas conocidas u otros problemas significativos alergia-relacionados, se usaron las preparaciones libres de preservantes.
Aunque el Myers es sumamente hipertónico, raramente parece causar problemas relacionados a su hipertonicidad. Dos o tres pacientes desarrollaron flebitis en el lugar mismo de la inyección; para esos pacientes, los tratamientos posteriores fueron diluidos con agua estéril a un total de 60 mL. Algunos pacientes experimentaron una sensación ardiente en el sitio de la inyección durante la infusión; esto se corrigió a menudo re-posicionando la aguja o diluyendo los nutrientes aun más.
Cuando se administra con cautela y respeto, el Myers generalmente se ha tolerado bien, y ninguna reacción adversa seria se ha encontrado con aproximadamente 15,000 tratamientos.

CONSIDERACIONES DE COSTO
En 1995 el último año de práctica privada para el autor, el costo de los materiales para el Myers era de aproximadamente $5.00. El uso de nutrientes, libres de preservantes, por lo menos doblaba el costo de los materiales. El tiempo de supervisión y los factores administrativos representaban la mayor parte del costo de la terapia IV con nutrientes. En 1995, la tarifa del autor para un Myers era de $38.00. Otros doctores han cobrado tan poco como $15.00 o tanto como $100.00 o más. Desde 1995, el costo de la mayoría de las preparaciones inyectables ha aumentado entre el 50-100 por ciento.
Las compañías de seguros generalmente no pagan por este tratamiento. Sin embargo, en unos casos, mostrándoles que la terapia de nutrientes IV había reducido grandemente el costo global de la salud del paciente les persuadía a pagar.

CONCLUSION
El autor y cientos de otros médicos han encontrado que el Myers es un tratamiento seguro y efectivo para una amplia gama de condiciones clínicas. En muchas instancias este tratamiento es más efectivo y mejor tolerado que las terapias médicas convencionales. Aunque la mayor parte de la evidencia es anécdotal, algunas investigaciones publicadas han demostrado la eficacia del Myers o algunos de sus componentes. El uso amplio y apropiado de este tratamiento muy probablemente reduciría el costo global del cuidado de la salud, mientras que mejoraría grandemente la salud de muchos individuos. Se necesita urgentemente investigación adicional de este tratamiento y determinar la dosis óptima de los varios nutrientes. Aunque pruebas doble-ciego serían difíciles de realizar debido a las obvias sensaciones inducidas por las infusiones IV de nutrientes, pruebas que comparan el Myers con terapias establecidas serían informativas. Los médicos que utilicen este tratamiento son alentados a reportar sus hallazgos.

REFERENCIAS
1. Malkiel-Shapiro B. Further observations on parenteral magnesium sulfate therapy in coronary heart disease: a clinical appraisal. S Afr Mcd 1958;32:1211-1215.
2. Browne SE. Intravenous magnesium sulphate in arterial disease. Practitioner 1969;202:562- 564.
3. Blanchard 3, Tozer TN, Rowland M. Pharmacokinetic perspectives on megadoses of ascorbic acid. Am J Clin Nutr 1 997;66: 1165- 1171.
4. Harakeh S, Jariwal RJ, Pauling L. Suppression of human immunodeficiency virus replication by ascorbate in chronically and acutely infected cel Proc NatI Acad Sci USA 1 990;87:7245-7249.
5. Okayama H, Aikawa T, Okayama M, et al. Broncliodilating effect of intravenous magnesium sulfate in bronchial asthma. Fama 1987;257: 1076-1078.
6. Sydow M, Crozier TA, Zielmann 5, et al. High-dose intravenous magnesium sulfate in the management of life-threatening status asthmaticus. Intensive Cate M l993;l9:467- 471.
7. Uchida K, Mitsui M, Kawakishi 5. Monooxygenation of N-acetylhistamine mediated by L-ascorbate. Biochim Biophys Acta 1989;99 1:377-379.
8. Iseri LT, French JH. Magnesium: nature’s physiologic calcium blocker. Am Heart J 1984;108: 188-193.
9. Brunner EH, Delabroise AM, Haddad ZH. Effect of parenteral magnesium on pulmonary function, plasma cAMP, and histarnine in bronchial asthma. 1 Asthma 1 985;22:3-1 1.
10. Frustaci A, Caldarulo M, Schiavoni G, et al. Myocardial magnesium content, histology, and antiarrhythmic response to magnesium infusion. Lancet 1987;2:1019.
11. Henrotte JG. The variability of human red b ceIl magnesium level according to HLA groups tissue Antigens 1980;15:419-430.
12. Booth BE, Johanson, A. Hypomagnesemia due to renal tubular defect in reabsorption of magnesium. 1 Pediatr 1974;85:350-354.
13. Skobeloff EM, Spivey WFI, McNamara RM, Greenspon L. Intravenous magnesium sulfate for the treatment of acute asthma in the emergency department. JAMA 1989;262: 12 lO 1213.
14. Bloch U, Silverman It, Manebeije N, et al. Intravenous magnesium sulfate as an adjunct in the treatment of acute asthma. Chest 1995;l07:1576-l581.
15. Ciarallo L, Brousseau D, Reinen S. Higher dose intravenous magnesium therapy for children with moderate to severe acute asthma. Arch PediatrAdolese M 2000;154:979-983.
16. Ciarallo L, SauerAH, Shannon MW. Intravenous magnesium therapy for moderate to severe pediatric asthma: results of a randomized, placebo-controlled trial. JPediatr 1996; 129:809-814.
17. Tiffany BR, Berk WA, Todd 1K, White SR. Magnesium bolus or infusion fails to improve expiratory flow ni acute asthma exacerbaciones. Chest 1993;104:831-834.
18. Green SM, Rothrock SG. Intravenous magnesium for acute asthma: failure to decrease emergency treatment duration or need for hospitalization. Ann Emerg Med 1992;2 1:260- 265.
19. Rowe 811, Bretzlaff JA, Bourdon C, et al. Intravenous magnesium sulfate treatment for acute asthma in the ernergency department: a systematic review of the literature. Ann Emerg Med2000;36: 181-190.
20. Pottenger FM. A discussion of the etiology of asthma in its relationship to the various systems composing the pulmonary neurocellular mechanism with the physiological basis for the employment of calcium in its treatment. Am JMedSci 1924;167:203-249.
21. Undritz E. The therapy of anaphylactic conditions with large amounts of calcium. .J Allergy 1937;8:625.
22. Anab CO, Jarike LN, Baig FIA. High dose ascorbic acid in Nigerian asthmatics. 1)-op Geogr Mcd l980;32:132-137.
23. Reynolds RD, Nafta CL. Depressed plasma pyridoxal phosphate concentrations in adu asthmatics. Ami Clin Nutr 1 985;4 1:684-688.
24. Collipp Pi, Goldzier 5 3rd, Weiss N, et al. Pyridoxine treatment of childhood bronchial asthma. Ann Allergy 1975;35:93-97.
25. Crocket JA. Cyanocobalamin in asthma. Acta Allergologica 1957;l 1:261-268.
26. Bekier E, Wyczolkowska J, Szyc 1-1, Maslinski C. The inhibitory effect of nicotinamide on asthma-like symptoms ami eosinophilia in guinea pigs, anaphylactic mast cell degranulation in mice, ami histamine release from rat isolated peritoneal mast cells by compound 48- 80. IntArch AllergyAppllmmunol 1 974;47:737-748.
27. Toft L, Gregory J, Gregory DC. The effect of calcium pantothenate on induced whealing and on seasonal rhinilis. AnnAllergy 1958;l6:639- 655.
28. Mauskop A, Altora BT, Cracco RQ, Altora BM. Intravenous magnesium sulphate relieves migraine attacks in patients with low serum ionized magnesium leve a pilot study. Clin Sci 1 995;89:633-636.
29. Demirkaya 5, Vural O, Dora 8, Topcuoglu MA. Eflicacy of intravenous magnesium sulfate inthe treatment of acute migraine attacks. Headache 200l;4l:171-l77.
30. Mauskop A, Altora BT, Cracco RQ, Altora BM. Intravenous magnesium sulfate relieves cluster headaches in patients with low serum ionized magnesium levels. Headache 1995;35:597-600.
31. Manuel y Keenoy 8, Moorkens G, Vertommen J, et al. Magnesium status and parameters of the oxidant-antioxidant balance in patients with chronic fatigue: effects of supplementation with magnesium. iAm Coll Nutr 2000;19:374-382.
32. Cox IM, Campbell MJ, Dowson D. Red blood ceIl magnesium and chronic fatigue syndrome. Lancet 1991 ;337:757-760.
33. Howard JM, Davies 5, Hunnisett A. Magnesium and chronic Fatigue syndrome. Lancet
l992;340:426.
34. Clague JE, Edwards Rl-!, Jackson MJ. Intravenous magnesium loading in chronic fatigue syndrome. Lancet 1992;340:124-125.
35. Ellis FR, Nasser 5. A pilot study of vitamin 812 in the treatment of tiredness. Br .1 Nutr
1 973;30: 277-283.
36. Lapp CW, Cheney PR. The rationale for using high-dose cobalamin (vitamin 812). CFIDS Chronicle Physicians ‘Forum 1993 (Fa 19-20.
37. Reed JC. Magnesium therapy in musculoskeletal pain syndromes retrospective review of clinical results. Magnes Trace Elem l990;9:330.
38. Moorkens U, Manuel y Keenoy 8, Vertommen 53. Cook CC, Thomson AIX B-complex vitamins 1, et al. Magnesium deficit in a sample of the Belgian population presenting with chronic fatigue. Magnes Res 1997;10:329-337.
39. Shealy CN, Cady RK, Veehoff ID, et al. Magnesium deficiency in depression ami chronic pain. Magnes Trace Elem 1990;9:333.
40. Malkiel-Shapiro 8, Bersohn 1, Temer PL. Parenteral magnesium sulphate therapy in coronary heart disease. A preliminary report on its clinical and laboratory aspects. Mcd 1 956;2:455-462.
41. Browne SE. Magnesium sulphate in arterial disease. Practilioner 1984;228: 1165-1166.
42. Cohen L, Kitzes R. Magnesium sulfate in the treatment of variant angina. Magnesium
1984;3:46-49.
43. IDisashi T, lwaoka T, lnoue J, et al. Magnesium metabolism in hyperthyroidism. EndocrJ
1996;43:397-402.
44. Neguib MA. Effect of magnesium on the thyroid. Lancet 1963;l:1405.
45. Rosenbaum EE, Portis 5, Soskin 5. The relief of muscular weakness by pyridoxine hydrochioride. iLab Clin Mcd 1941;27:763-770.
46. Sure 8, Easterling L. The protective action of vitamín B12 against the toxicity of dl-thyroxine. JNutr 1950;42:22
47. WattsAB, Ross OB, Whitehair OC, MacVicar it Response of castrated male and female hyperthyroid rats to vitamin 812. Proc Soc Exp Biol Mcd 1951;77:624-626.
48. Glass GB, Skeggs HR, Lee DH, et al. Applica bility of hydroxocobalamin as a long-acting vitamin 812. Natore 1961;189: 138-
49. Herbert y. Vitamin 812. Ami Clin Nufr l98
50. Durlach .1, Bara M, Theophanides T. A hint on pharmacological ami toxicological differences between magnesium chloride ami magnesium sulphate, or of scaliops and men. Magnes Res 1996;9:2
51. Dyckner T, Wester PO. Ventricular extrasystoles and mntracellular electrolytes before and after potassium and magnesium infusions in patients on djuretjc treatment. Am fleart J 1979;97: 12-18.
52. Stephen JM, Grant R, Yeh CS. Anaphylaxis from administration of intravenous thiamine. Am JEinergMed 1992;10:61-63. in the prophylaxis and treatment of Wernicke Korsakoff syndrome. BrfHosp Mcd 1997;57:46 1465.
54. Itokawa Y, Tanaka C, Kimura M. Effect of thiamine on serotonin level in magnesium deficient animals. Metabolism 1 972;2 1:375- 379.
55. Caddell JL. Magnesium deprivation in sudden unexpected infant death. Lancet 1972;2:258- 262.
56. Ashkenazy Y, Moshonov S, Fiseher U, et al. Magnesium-deficient diet aggravates anaphylactic shock and promotes cardiac myolysis in guinea pigs. Magnes Trace E 1990;9:283-288.

Alan R. Gaby, MD —
Ex-presidente del American Holistic Medical Association;
autor de Preventing and Reversing Osteoporosis, y co-autor de The Patient’s Book of Natural Healing.
Direccion para correspondencia: 301 Dorwood Drive, Carlisle, PA 11013.
Alternative Medicine Review • Volume 7, Number 5 * 2002 Page 389
Copyright©2002 Thome Research, Inc. Al! Rights Reserved.
No Reprint without Written Permission

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

..

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Medicina Biologica Madrid. Clinica Segura. Calle Narvaez 7. 1º DCHA. Metro Goya Madrid. Tel:9143148 82 | Noticias Naturistas, Dr. Jorge Barros